La crisis financiera modificó el clima de la Casa de Gobierno

El kirchnerismo quiere mostrar tranquilidad y para ello exhibe los números macroeconómicos. Pero el rechazo del salvataje trajo un motivo de preocupación.

Por
30deSeptiembrede2008a las07:50

Los síntomas en el Gobierno Nacional son otros comparados a los de la semana pasada cuando Cristina Kirchner se mostró en Nueva York por primera vez como jefa de Estado. Los primeros signos de preocupación se vivieron cuando en el Capitolio (el Congreso estadounidense) se rechazó el plan de salvataje financiero. El objetivo de la cúpula gubernamental es seguir mostrando tranquilidad, apoyándose en los argumentos que ya se vienen exhibiendo: los números macroeconómicos están sólidos y con la liquidez que puede dar el canje de deuda “vamos a estar bien”, dijo un ministro nacional. El optimismo inicial del funcionario dejó lugar a un análisis más profundo en el que se escucharon los primeros signos de alerta. “Hay que seguir con atención el proceso porque hasta acá no se avizora hasta dónde llega, no se ve un piso. Hoy no nos afecta, pero si se profundiza de algún modo va a tocar a todos”.

Ante la consulta, la frase que se repite entre los integrantes del elenco de Gobierno es que la evolución de la crisis se sigue con “mucha atención”. Pero el voto “no positivo” de los legisladores norteamericanos trajo un dejo de preocupación, que se reflejó claramente con la caída de la Bolsa.

De hecho, Cristina Kirchner evitó hacer un análisis de la crisis durante un acto en la sede del Banco Nación, y sólo se limitó a repetir que este hecho demuestra la necesidad “de la presencia indelegable e insustituible que siempre debe cumplir el Estado” en la economía de los países. Al finalizar el acto el silencio primó en cada uno de los funcionarios y gobernadores que asistieron a la sede bancaria.

“Existe la preocupación lógica por lo que pasa en la principal economía y, en particular, porque repercutió con la caída de las bolsas”, se sinceró ante El Cronista un colaborador presidencial. “Hay una tranquilidad razonable, pero estamos expectantes”, sostuvo otro funcionario nacional. “Existe la preocupación lógica de estos escenarios. Pero no es para tanto, sólo hay que seguirlo con atención”, sostuvo un legislador que está en permanente contacto con Néstor y Cristina Kirchner.

El clima viró, pero todos, en la Casa Rosada, coincidieron en que por el momento la crisis se “sigue con atención”.

El jefe de Gabinete, Sergio Massa, quien forma parte del equipo económico que motoriza el canje de deuda con los holdouts siguió paso a paso la votación en el Congreso estadounidense. Massa recibió el rechazo del salvataje con preocupación. Por lo que de inmediato llamó a Cristina y juntos hicieron un análisis de la “situación general”, contó una fuente oficial.

Tras la charla con la Presidenta, Massa se comunicó con los representantes de los bancos Barclays, Citi y Deustche, quienes más tarde firmaron con CFK el acta acuerdo para avanzar en la oferta del canje de deuda, y le trasmitieron que más allá del contexto internacional “la operación no se modificaba”. Esa frase trajo un brisa de tranquilidad en los despachos gubernamentales.

Por Gustavo Veltri.

Temas en esta nota

    Cargando...