La Argentina cerrará más la economía y bajará retenciones por la crisis mundial

Esta semana se aprobará el decreto que activa en tiempo récord medidas antidumping. También anuncian un mecanismo de baja en las retenciones al trigo y el maíz.

Por
01deOctubrede2008a las07:25

El Gobierno se apresta a tomar medidas que permitirán aggionar el sector externo de la economía a los tiempos que se vienen a nivel mundial. Crisis financiera mediante, en la Casa Rosada creen que en los próximos meses los países comenzarán a transitar por un camino de mayor proteccionismo comercial para proteger a su sector productivo y atesorar divisas frente a la falta de liquidez internacional.

En este contexto, el gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner dará a conocer en lo que resta de la semana dos medidas clave. Por un lado, se activa el proceso para utilizar con mayor fluidez el mecanismo de protección anti dumping para la industria local. Por el otro, se flexibilizan las retenciones para la exportación de algunos commodities agropecuarios, en el marco de un plan para este sector.

Esta semana verá la luz en el Boletín Oficial el decreto que incluye los formularios para reducir a la mitad el tiempo que demanda realizar una investigación por dumping (de 24 meses a 12 meses). Es una medida que venía reclamando la industria local, pedido que se intensificó ante la depreciación del 20% que experimentó el real de Brasil en los últimos dos meses, y que amenaza seriamente la competitividad de la economía argentina.

Para evitar una invasión de artículos del exterior el Gobierno prevé usar activamente medidas anti dumping. Un grupo de funcionarios del Ministerio de Economía están realizando reuniones con distintas cámaras y agrupaciones (la última fue con la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina, Adimra) para promocionar esta herramienta para arancelaria.

El Gobierno se enfrenta a un dilema. Ante la fuga de capitales de la región no puede responder dejando subir el tipo de cambio como hace Luiz Inacio Lula da Silva en Brasil y otros países. Temen que ello acreciente el nerviosismo de los pequeños ahorristas, a la vez que genere un rebrote inflacionario. Ergo, la decisión de utilizar el tipo de cambio como ancla de los precios internos pone en riesgo la competitividad externa del país.

Además de restringir las importaciones, la otra pata para preservar el superávit comercial en el mundo que se viene pasa por sostener las exportaciones. Con precios de los commodities en franco descenso, el plan oficial contempla flexibilizar las retenciones a algunos granos.

Entre hoy y mañana Cristina Kirchner anunciaría un plan para el sector agropecuario. En el Gobierno cayó muy mal la decisión del campo de retomar las medidas de fuerza (ver pág. 12). Y aunque se evaluó frenar los anuncios, anoche la decisión oficial era seguir adelante con el plan para “dejar la pelota del otro lado”, en referencia a que la palabra final la tendrán los dirigentes agropecuarios.

El plan oficial implica una baja en las retenciones a las exportaciones de maíz y trigo. Para ello será necesario que se verifique cierto nivel mínimo de producción y declaración de existencias. No se tocarán las retenciones a la soja. La idea es incentivar la producción de maíz y el trigo en detrimento de la soja.

Por otra parte, entre los anuncios oficiales también habrá medidas para atemperar el impacto local de la baja en el precio internacional de los lácteos.

Por Juan Cerruti.

Temas en esta nota

    Cargando...