Fertilizantes, conocer para ganar

Existen varios factores que afectan el grado de respuesta de un cultivo a la fertilización.

01deOctubrede2008a las17:01

El tipo de fertilizante, juega un rol muy importante en esto y por ello resulta clave conocer las características químicas y físicas que permitan de cada fertilizante para así lograr la máxima eficiencia de los nutrientes aplicados.

El efecto de un fertilizante sobre un cultivo, depende no solo de los nutrientes que contiene, sino que además existen ciertas características que los diferencian entre sí. Estas influirán directamente en la respuesta del cultivo y, en definitiva, en el rendimiento del dinero invertido por el productor.

¿Cómo reconocer la tecnología que contiene un fertilizante? ¿ Todos son iguales ? ¿Es el precio la única variable a tener en cuenta? Estas son algunas de las preguntas que intenta dilucidar esta nota.

Básicamente, existen dos planos de análisis en lo que a fertilizantes se refiere: el químico y el físico. La forma química del nutriente presente en el fertilizante es un punto clave a tener en cuenta. En el caso del Nitrógeno puede encontrarse bajo tres formas: nitrógeno amídico (ureico) (CO(NH2)2), nitrógeno-amoniacal (amonio, NH4) o bajo la forma de Nitrato (NO3). Cabe considerar que los cultivos prefieren a ésta ultima forma química para absorber nitrógeno. Por esto, si el fertilizante posee nitrógeno bajo la forma de nitrato (nitrógeno de inmediata disponibilidad), la respuesta del cultivo es mucho más rápida, ya sea al “arranque” o por refertilización. Este efecto resulta más evidente aun en siembras tempranas (suelos fríos) o de baja disponibilidad hídrica. Además, el nitrato estimula el desarrollo radical. Cabe aclarar que, tanto el nitrógeno amídico como el amoniacal, una vez aplicados, se transforman en el suelo hasta llegar a nitrato. Este es un proceso biológico que con bajas temperaturas o malas condiciones (baja humedad), puede demorar hasta 6 semanas. Por lo expuesto y otras consideraciones más, existen grandes diferencias en cuanto la eficiencia de uso del nitrógeno, dependiendo de la forma química de éste en el fertilizante.

Por el lado el fósforo, también existen diferencias. En este caso los Polifosfatos son una forma química de fósforo dispuesto en “cadena”, compuesta por 2 a 6 moléculas de P. Esto brinda una mayor eficiencia de uso del fósforo aplicado respecto de las fuentes tradicionales por su menor reactividad con el suelo y otros nutrientes. Por eso un mayor porcentaje de lo que se aplica de este nutriente se lo “lleva” el cultivo. Es una característica muy importante para siembras en campos alquilados.

Físicamente, también existen grandes diferencias entre fertilizantes. Un ejemplo de esto son los Complejos Químicos, los que pueden contener varios nutrientes en cada gránulo. Las mezclas físicas pueden también poseer varios nutrientes, se crean a partir de la mezcla mecánica de dos o más fertilizantes “puros”. La diferencia está que en éste caso existe el riego de que esos componentes se separen (segregación) en el transporte o en la sembradora, trayendo aparejado una distribución desuniforme. Los Complejos Químicos no sufren este problema, lo que asegura una distribución homogénea de los nutrientes en todo el lote. Otra característica a considerar sobre todo en los fertilizantes arrancadores, es la solubilidad. Un factor relevante, ya que los nutrientes deben pasar a la solución del suelo para que el cultivo se pueda nutrir. Esto resulta de vital importancia para los cultivos, pero sobre todo para el girasol, el cual tiene un rápido desarrollo radical y necesita que el fertilizante se disuelva rápidamente también, para aprovechar el efecto arrancador del mismo.

Por último es importante que el fertilizante posea baja liberación de polvo, ya que es el primero que se hidrata con la humedad ambien

Temas en esta nota

    Cargando...