Para los ruralistas, "la política agropecuaria es un desastre"

Ratifican que no habrá cortes de ruta y que no se pretende afectar la economía. Aseguran que el paro es un “hecho simbólico“ para evitar que los propios productores inicien una medida de fuerza por su cuenta.

02deOctubrede2008a las08:11

Pese al paro del campo, las entidades ruralistas garantizaron ayer el normal abastecimiento de alimentos y aseguraron que la medida de fuerza se adoptó porque la “política agropecuaria es un desastre”.

El presidente de la Sociedad Rural Argentina, Hugo Biolcati, expresó que la protesta no pretende provocar un aumento en los precios de productos de primera necesidad. “Hay stocks de carne en los frigoríficos más que suficientes para cubrir seis días de abastecimiento a la población”, enfatizó el empresario.
Biolcati insistió además en señalar que la medida de fuerza no contemplará cortes de ruta, y calificó como “una maniobra mediática” la versión que indicaba que el Gobierno tenía previstas compensaciones para los productores afectados por la sequía.

“Hace cuatro días hábiles estuvimos reunidos con el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi. Nos hubiera anunciado esas compensaciones. Pero no hubo anuncio. Lo lógico hubiera sido anunciarlas antes de esa reunión”, añadió.

APOYO. Asimismo, el titular de la Federación Agraria Argentina, Eduardo Buzzi, consideró que el paro “no va a tener impacto en los consumidores” y añadió que “esto tiene que ver con un reclamo que sea un llamado de atención y no pretende afectar la economía”.

“Vamos a protestar, pero no jorobando a la sociedad que transita por las rutas, salvo que haya un escenario de provocación”, advirtió el ruralista.
Sin embargo, consideró que “lo que no está en nuestras manos es la reacción de la gente cuando hay una provocación” y señaló que los productores “están dispuestos a estar a los costados, con panfletos, controlando granos”.
“Estamos en un momento muy delicado, lo que más se necesita es tener puentes con la sociedad en su conjunto, que tanto apoyo nos dio”, indicó el ruralista y agregó que “hay un agravamiento de la situación: cada vez hay menos leche, menos vacas, menos granos”, agregó.

SIMBÓLICO. El vicepresidente de Coninagro, Carlos Garetto, aseguró que el paro es un “hecho simbólico” para evitar que los propios productores iniciaran una medida de fuerza por su cuenta, ante el malestar creciente que genera la “falta de respuestas” del Gobierno.
Al respecto, indicó que la finalidad es que el Gobierno “advierta” que debe dar una respuesta al sector agropecuario y además “tiene la intención de advertir que no se había hecho nada”.

“Hace falta la decisión, no solamente decir que lo vamos a analizar”, enfatizó Garetto.
El dirigente agropecuario justificó que “el malestar se ha ido endureciendo”, al extremo tal que “era tan grande y la presión era tan fuerte que cabía la posibilidad de que los propios productores hicieran una medida de fuerza”.

Críticas del oficialismo

Gobernadores y legisladores del oficialismo salieron ayer a criticar con dureza al nuevo paro del campo que anunció la Mesa de Enlace, pero la primera línea del Gobierno nacional evitó la confrontación.
Con una clara decisión de bajar exposición ante las críticas que lanzó la dirigencia agraria, el Ejecutivo dejó en manos de los funcionarios del área —Ricardo Echegaray del Oncca y Carlos Cheppi de Agricultura— la explicación técnica, y en la voz de los aliados al Gobierno la defensa política.

Los gobernadores Juan Schiaretti (Córdoba) y José Luis Gioja (San Juan) reclamaron “diálogo”, y criticaron a las entidades del agro que llamaron a no comercializar granos ni hacienda durante seis días, desde el viernes hasta el próximo miércoles 8.
Schiaretti, quien durante la primera etapa del conflicto estuvo junto

Temas en esta nota

    Cargando...