Pese a la devaluación del real, se redujo el déficit con Brasil

En septiembre bajó casi 40% respecto del mismo mes de 2007, a US$ 269 millones.

02deOctubrede2008a las08:17

De la mano de un fuerte aumento de las exportaciones, que trascendió la devaluación del real, el déficit comercial con Brasil se redujo casi un 40% el mes pasado respecto de septiembre de 2007. Se ubicó en US$ 269 millones, el menor nivel desde febrero último y el monto más bajo para un mes de septiembre desde 2004, según un informe de abeceb.com.

El déficit con Brasil empezó en junio de 2003. Desde entonces, se ensanchó año tras año, una tendencia que por el momento se mantiene, aunque con menos vigor. En los primeros nueve meses de 2008 el saldo negativo entre exportaciones e importaciones creció en un 30% respecto del mismo período del año anterior. Alcanzó así los US$ 3830 millones. La Argentina ya lleva acumulados 64 meses consecutivos de déficit con Brasil.

El buen resultado de septiembre se debió en gran medida al desempeño de las exportaciones: aumentaron un 68,4% en la comparación interanual y generaron ingresos por US$ 1454 millones. No se registraba un alza de esa magnitud desde enero pasado, cuando se despachó la mayor parte del trigo de la última campaña agrícola.

Entre enero y septiembre, la Argentina concretó ventas a Brasil por un valor de US$ 9934 millones, lo que implica un alza del 34,6% en relación con el mismo período de 2007. "El incremento se encontró impulsado por las mayores ventas de vehículos y autopartes, naftas, trigo y plásticos", detalló el trabajo de la consultora que dirige el ex secretario de Industria Dante Sica.

"Como el consumo no es tan fuerte ahora en la Argentina, apareció más oferta exportable. Y Brasil es un mercado muy cercano. Ahora el real se fue para arriba, pero hasta que eso ocurrió hubo más chances de colocar los excedentes en Brasil antes que en otros mercados que ya se desaceleran por la crisis financiera", apuntó Diego Pérez Santisteban, vicepresidente de la Cámara de Importadores (CIRA). En agosto, la Argentina recuperó "el tercer lugar como proveedor extranjero de Brasil detrás de Estados Unidos y China", señaló abeceb.com.

La mejora en las ventas a Brasil no logró revertir la balanza comercial, que este año ya acarrea un déficit mensual de US$ 425 millones en promedio. Con todo, hubo un atisbo de mejora, ya que si bien el déficit sigue expandiéndose no lo hace tan rápido como antes.

"La relación con Brasil es insólita. Cuando el real se revaluó y la diferencia de cambio era muy favorable para la Argentina no se conseguía achicar el déficit. Y ahora que Brasil devaluó en los últimos meses las importaciones no aumentan tanto como las exportaciones. La relación con Brasil es de psicólogo", completó Pérez Santisteban.

Se refirió así a un fenómeno que se desató en la región por la fuga de capitales asociada a la debacle financiera internacional: la devaluación de las monedas respecto del dólar. Un real más devaluado frente a un peso estable mejora la competitividad de los productos brasileños en la Argentina. Pero el vínculo entre ambas monedas no es la única variable en juego. El gigante sudamericano creció más este año que el año anterior -hasta ahora-, un fenómeno que despliega una mayor demanda por las importaciones argentinas.

Los números de los últimos meses dan cuenta de una mejora del intercambio para la Argentina. Las importaciones desde Brasil crecieron un 31,4% en septiembre respecto del mismo mes del año anterior, con lo cual marcaron un repunte en relación con agosto, cuando habían aumentado un 20,9% en la comparación interanual. En ambos meses, cuando se vivió lo peor de las crisis y comenzó a devaluarse el real, el alza de las exportaciones argentinas a Brasil fue mayor.

La crisis y la devaluación del real ya han encendido algunas alarmas en la industria, sobre todo en los sectores llamados se

Temas en esta nota

    Cargando...