Hasta la clase media argentina ahora compra casas en Miami

Contar con un departamento propio en South Beach, con el mar turquesa de frente y una activa vida nocturna a la vuelta de la esquina era, hasta hace poco, una quimera para un argentino de clase media. Pero, ironías del mundo financiero mediante, la crisis internacional de los mercados acercó la codiciada arena de Miami al bolsillo local.

Por
02deOctubrede2008a las17:09

Por los precios de liquidación en la tierra del sol, medianos inversores locales comenzaron a sondear oportunidades para comprar casas, departamentos, estudios o condominios. La apuesta: ganar un 50% en dólares sobre la inversión inicial en no más de cuatro años.

“Hay mucha gente que está pensando en invertir en Estados Unidos. Algunos miran hacia Nueva York, pero la mayoría se inclina por Miami, porque hay muchos latinos y se facilita con el lenguaje. Un cliente puso en venta cinco departamentos en Capital para comprar allá”, reconoce Jorge Toselli, presidente de JT Inmobiliaria. “Al menos otros cinco clientes están pensando lo mismo”, completa.

Existen otros ejemplos. Un grupo de jóvenes empresarios que prefiere mantenerse en reserva puso en marcha la conformación de un fondo de inversión para recaudar u$s 3 millones entre pequeños aportantes. Destinarán el dinero a comprar propiedades en Miami. “No es para obtener una renta, sino para aprovechar cuando el mercado pegue la vuelta y suba de precio”, reconoce uno de los mentores de la iniciativa.

Los números abren paso a la ilusión. Antes de la crisis, que se declaró en junio del año pasado, el valor del metro cuadrado (m2) promedio en la ciudad más popular de la Florida rondaba los u$s 3.500, mientras que hoy se ubica entre u$s 2.000 y u$s 2.500; es decir, hasta un 75% por debajo.

En el mismo lapso, la cotización de los inmuebles porteños recorrió el camino inverso. Los precios más altos de Puerto Madero, por caso, llegan a u$s 6.000 el m2, casi el doble que a principios de 2007.

Qué se puede comprar

Quienes analizan oportunidades en Miami aseguran que se puede conseguir un departamento amueblado de un ambiente sobre la playa a u$s 129.000.

Por un tres ambientes de 155 m2 con dos baños, cochera y balcón sobre la costera Avenida Collins, piden u$s 345.000. Un condominio lujoso parte desde los u$s 95.000. Y un estudio sobre la playa ronda los u$s 108.000.

“La desvalorización de los inmuebles en Estados Unidos va desde el 65% hasta el 75%. Inversores de Nueva York calculan que se recuperarán en un 50% en cuatro años. Es previsible que los precios vayan recuperándose, porque es una muy buena ubicación”, asegura Toselli.

Los primeros pasos en el negocio parecen sencillos. Hay que armar una sociedad de responsabilidad limitada en Estados Unidos (cuesta u$s 700 y el trámite sale en 48 horas) con domicilio en otro país, para que no se pueda identificar al titular.

La SRL compra las propiedades y vende cuotapartes del fondo a inversores locales. “Cuando suben los precios, ganan todos”, promete uno de los ‘ingenieros’ de este sistema.

Pablo Fernandez Blanco y Leandro Gabín

Temas en esta nota

    Cargando...