Con protestas en las rutas, arrancó otro paro del campo

Los productores aseguran que no venderán hacienda ni granos hasta la hora cero del jueves. Hoy Liniers opera con menos ganado y no habría ventas de granos en las Bolsas de Cereales. Los piquetes controlarán el tránsito de camiones.

03deOctubrede2008a las07:05

Con un centenar de piquetes controlando las rutas, los productores rurales iniciaron esta madrugada un nuevo paro en contra de la política agropecuaria kirchnerista. La medida de fuerza, que se extenderá hasta el próximo miércoles, promete lograr un alto acatamiento. Anoche ya se reducían los ingresos de vacunos al Mercado de Liniers y no se esperaban para hoy operaciones en las Bolsas de cereales.

La protesta pone fin al período de tensa calma que se abrió tras aquel voto "no positivo" del vicepresidente Julio Cleto Cobos, el 17 de julio, que dio por tierra con las retenciones móviles impulsadas por el Gobierno. En estos poco más de dos meses no hubo diálogo próspero entre el Ejecutivo y la Comisión de Enlace: apenas dos reuniones de sus dirigentes con el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, en las que no se pudo acordar nada. Mientras ambas partes se reparten culpas por ese fiasco, el regreso a las rutas invade las memorias con imágenes frescas de un país trabado durante cuatro meses.

Los chacareros volverán a las rutas con ganas. Lo muestra la infografía publicada en esta misma página. Anoche, decenas de asambleas se realizaban en la región pampeana con la consigna de rehabilitar los mismos piquetes que se desplegaron en los caminos entre marzo y junio, como reaseguro para que se cumpla con la consigna de no mandar granos ni carne a los mercados. A la medianoche, desde la histórica localidad santafesina de Alcorta, las huestes de la Federación Agraria daban por iniciado este nuevo paro.

"Esta política económica condena a los pequeños y medianos productores. Y con la caída de la Resolución 125, esa situación no cambió, porque la mayoría de nuestros problemas no han sido resueltos, y peor aún, se han agravado mientras el Gobierno mira para otro lado", explicó ayer Eduardo Buzzi, titular de esa entidad. Así, el dirigente intentó replicar los dichos de un coro de voces del oficialismo que ayer volvió a calificar como "políticas" las motivaciones de esta medida de fuerza.

Muchas postales reaparecerán a partir de hoy. Buzzi encabezará un acto frente a la cerealera Dreyfus, en General Lagos. Y el popular Alfredo De Angeli volverá a arengar a los productores en el kilómetro 53 de la ruta 14, cerca de Gualeguaychú. A pesar del malhumor del sector por la falta de respuestas, los dirigentes juran que no cortarán las rutas. Los piquetes se limitarán, aseguran, a controlar el paso de camiones.

"No habrá que parar ningún camión", evaluó Néstor Roulet, el vicepresidente de CRA, dando cuenta que desde la semana próxima se espera un elevado acatamiento de los productores. Muchos ganaderos se apuraron ayer a enviar sus vacunos a Liniers, que hoy operaría con unos 8.000 animales, algo menos que los 10.000 habituales para un viernes. Fuentes de las Bolsas de Cereales de Rosario y Buenos Aires descartaban que hoy allí vayan a realizarse ventas de granos. Los rosarinos, además, debieron posponer el debut de su flamante mercado ganadero por televisión, cuyo primer remate estaba planificado para hoy.

Con su protesta, que la Comisión de Enlace decidió no extender más allá de la medianoche del miércoles, el sector pretende que el gobierno de Cristina Kirchner acepte discutir varios de sus reclamos: la intervención del secretario Guillermo Moreno en los mercados de leche y carne; las limitaciones que impone la ONCCA a las exportaciones; y la reducción de las retenciones agrícolas, en especial las que pagan los pequeños y medianos productores.

Aunque la modalidad del paro es similar a la de meses pasados, el contexto es mucho más apremiante, ya que la soja cayó casi 100 dólares por

Temas en esta nota

    Cargando...