Mercados deprimidos: crece el miedo a una profunda recesión en EE.UU.

Arranca hoy una jornada cargada de ansiedad. Se cree que la Cámara Baja podría tratar el plan de salvataje para los bancos pero hasta anoche no estaban garantizados los votos. Se difunde, además, el dato clave de empleo.

03deOctubrede2008a las07:46

Nada calmó ayer la angustia de los inversores. Todo lo contrario, el pesimismo del mercado pareció incrementarse luego de que a la ansiedad que genera la falta de acuerdo en el Congreso sobre el plan de salvataje para el sistema financiero se le sumaran nuevos datos que anticipan un mayor deterioro de la economía de los Estados Unidos. El principal indicador de Wall Street, el Dow Jones, cerró así con una fuerte depreciación de 3,22%, mientras que las bolsas de la región llegaron a caer más del 7%, caso de Brasil, donde el Bovespa volvió a destacarse como una de las plazas más castigadas (ver pág. dos).

Los analistas comienzan a advertir que, más allá de que el Congreso finalmente apruebe hoy el plan de salvataje, una gran incógnita pesa sobre el futuro de la economía norteamericana. Por lo que ayer casi no hubo sectores de la economía que, en el mercado bursátil, que quedaran a salvo de la razia de pérdidas.

Alimentaron los temores a una profunda recesión los datos difundidos por el Gobierno, que informó que los pedidos de las fábricas de Estados Unidos en agosto registraron un descenso del 4%, la mayor caída de los dos últimos años. Mientras que el Departamento de Trabajo anunció que el número de solicitudes de subsidio por desempleo aumentó en 1.000 la semana pasada y llegó a 497.000, el nivel más alto desde fines de septiembre de 2001, tras los atentados de Al Qaeda en EE.UU., y por encima de lo que esperaban en el mercado.

Y tanto el Fondo Monetario Internacional (FMI) como la Casa Blanca explicitaron su preocupación por la salud de la economía norteamericana. El gobierno de Bush reconoció que la crisis financiera continuará afectando a la economía del país hasta el primer trimestre del año próximo.

En Wall Street, todas las esperanzas están puestas en la Cámara de Representantes, que podría finalmente hoy a la tarde aprobar el plan de rescate financiero propuesto por la administración Bush. Aunque ayer, hacia el final de la jornada, la bolsa precisamente profundizó sus pérdidas, luego de que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, asegurara que no tiene garantías de que se vaya a aprobar el plan de salvataje por u$s 700.000 millones que fue reformulado por el Senado, si bien dijo que es “optimista” al respecto. El plan que el miércoles a última hora tuvo el visto bueno de la Cámara Alta mantiene el desembolso de u$s 700.000 millones previsto inicialmente, pero incluye una cláusula sobre reducciones tributarias y aumenta de u$s 100.000 a u$s 250.000 las garantías que se aplican a los depósitos que los particulares y las pequeñas empresas tienen en los bancos.

De acuerdo con Bloomberg, no obstante, habría varios legisladores de la Cámara de Representantes que el lunes habían votado en contra de la iniciativa dispuestos ahora a cambiar su posición. No sólo estarían más a favor de la versión ampliada del plan aprobado por el Senado, sino que estarían reconsiderando su postura debido a que los expertos consideran alarmante la velocidad con que la crisis de Wall Street está propagándose en toda la economía de EE.UU..

También marcará el humor de la jornada bursátil de hoy el dato de desempleo. Está previsto que el Departamento de Trabajo informe a primera hora de la mañana (8.30 hora de Nueva York) el dato de empleo de septiembre. El mercado espera que muestre una contracción de 105.000 puestos de trabajo. Cualquier cifra superior a las previsiones deprimiría aún más los precios de los papeles bursátiles. En agosto, ya se habían superado las proyecciones del mercado al anunciarse una pérdida de 84.000 empleos.


Temas en esta nota

    Cargando...