Argentina se fue al descenso: no califica ni como emergente

Morgan Stanley la reclasificó como “emergente de frontera“ y la sacó de su famoso índice MSCI Emerging Markets. Podría ser peor: también está la categoría de “mercados de frontera“ a secas.

03deOctubrede2008a las07:48

La Argentina peleaba, hasta ayer, una especie de “repechaje” en los mercados globales. Pero finalmente y, como ya se había anticipado meses atrás, quedó eliminada. Y se despidió de la peor manera: el banco Morgan Stanley decidió excluirlo del índice global más representativo que mide la evolución de los países emergentes (el MSCI Emerging Markets), justamente después de cumplirse el peor trimestre de la historia para estos mercados.

Significa un “descenso”, en términos de inversión extranjera, porque le impide al país recibir los capitales de quien, en cualquier parte del mundo, quiera replicar ese benchmark en su cartera de inversión. Y lo deja en una de las categorías más bajas que existe actualmente en todo el planeta bursátil: la de los mercados “emergentes de frontera”, que hoy nuclea a países con fuertes restricciones para los capitales, poca liquidez, menor desarrollo de mercado y serios riesgos institucionales. Claro que todavía podríamos estar peor: existe otra categoría, la de mercados de frontera a secas, que reúne a países como Ecuador, Jamaica, Ucrania, Nigeria, Vietnam, Chipre, Estonia, Kuwait y Emiratos Árabes Unidos.

Morgan Stanley informó a los inversores que ahora “se ha puesto en marcha el MSCI Frontier Emerging Market”, diseñado para servir como un punto de referencia que cubra a los mercados emergentes de menor tamaño, y que tienden a estar menos correlacionados con los mercados desarrollados”. Un “desacople”, parece, pero no tan auspicioso como el que se pronosticaba para el país unos meses atrás.

La decisión tomada sobre la Argentina también recayó sobre Colombia, Egipto, Jordania, Marruecos, Pakistán, Perú y Filipinas. En rigor, el nuevo benchmark es un índice intermedio entre los mercados llamados “emergentes” y “de frontera”. El director ejecutivo de MSCI Barra, Giacomo Fachinotti, distinguió en el informe de prensa que en el primer grupo de países están aquellos sobre los cuales “normalmente se espera que proporcionen un mayor nivel de apertura, oportunidades de inversión y eficiencia operativa”; y que en el segundo se incluyen los que “se caracterizan por la limitación del acceso al mercado, las empresas de tamaño pequeño y la baja liquidez”. “Sin embargo, algunas características de los emergentes más pequeños pueden parecerse a los mercados de frontera. Por ejemplo, los que suelen tener pocas compañías globales y son menos propensos a ser ampliamente investigados y regulados, lo que resulta en una menor correlación con los mercados más grandes”.

La despedida del benchmark, además, fue la menos deseada. Entre los 23 países que hasta ayer componían el índice de los mercados emergentes, la Argentina fue uno de los dos –junto a Rusia– que mostraron la peor performance de los últimos meses, y que contribuyeron a cerrar el peor trimestre de la historia para este grupo de naciones en vías de desarrollo. El MSCI Emerging Markets perdió 27,6% de su valor en ese período, y mostró una caída “cíclica” en la capitalización de mercado de los emergentes de u$s 1,3 billones. El MSCI Argentina se derrumbó 44,1% y el de Rusia 45,3%. Un informe de Merril Lynch difundido ayer destaca que “la performance de las acciones argentinas fue de las peores entre los mercados emergentes de América Latina” y que “el sector de peor desempeño fue el de la energía”. Precisa, además, una depreciación del peso de un 3,2% frente al dólar el último mes; un aumento interanual de 9% en la inflación de agosto; y una fuerte desaceleración en el avance de la producción industrial: de 4,2% ese mes frente al 9,2% registrado en julio.

Temas en esta nota

    Cargando...