La crisis amenaza con generar un déficit externo

Si se acentúa la caída en los commodities, las exportaciones se reducirían 13% llevando al rojo la cuenta corriente. El costo para el crecimiento sería de 3 puntos.

Por
06deOctubrede2008a las07:50

La actividad económica, el ahorro fiscal y el superávit externo. Ningún frente económico está inmune de los coletazos de la crisis financiera internacional. Además, las provincias se preparan para recibir menos fondos en un año electoral, con las economías regionales en jaque por la sequía y el cierre de los mercados.

Si el precio de los commodities se reduce 25% durante el año próximo las exportaciones se contraerían en 13%. “Con este desplome los efectos sobre la economía doméstica serán muy marcados y la posibilidad de escapar de un escenario de crisis será muy baja”, comentó un informe de RSH Macroeconómica. La retracción de las exportaciones provocaría un efecto contractivo de 3,1% del Producto Interno Bruto (PIB) si el precios de la soja se estabiliza en torno a u$s 360 la tonelada. De continuar bajando, el impacto será mucho mayor.

La balanza comercial se equilibraría en un resultado de apenas u$s 370 millones, con una expansión moderada de las importaciones de hasta 4%, pero la cuenta corriente se tornaría deficitaria en 1,8% del PIB. “Esto provocaría un deterioro importante de los ingresos disponibles y un fuerte incremento de la prima de riesgo país, con lo cual cabría esperar una desaceleración aún mayor del nivel de actividad económica respecto del escenario anterior, donde la tasa de crecimiento del PIB sería sólo de 0,8%”, dijo RSH.

Con un déficit de cuenta corriente y aún con una mayor salida de capitales tendrá impacto en el mercado cambiario y las presiones para una devaluación se intensificarán. “Lo más probable es que el BCRA termine convalidando la presión alcista sobre el valor de la divisa”, agregó la entidad. El nuevo contexto internacional estará entonces signado por un menor volumen de comercio global, la finalización del boom de precios de commodities y una menor oferta de crédito.

Por otro lado, el campo volvió a las protestas. La producción agropecuaria sufrió una caída de 1,6% en relación al mismo período del año anterior, según los últimos registros de las cuentas nacionales. Aunque esto indicaría que el paro del primer semestre no tuvo mayores costos, tampoco permitió aprovechar los meses de precios extraordinarios en los que la actividad estuvo golpeada por razones más políticas que económicas. Esto fue consecuencia de que gran parte de la cosecha de los principales cultivos ya se había realizado con posterioridad al conflicto. Más duro que el paro fue el efecto que ocasionó la sequía. El panorama es distinto en la producción de carne que se encuentra prácticamente estancada.

Aporte mundial

No obstante, para el Ieral de Fundación Mediterránea, es probable que los países emergentes crezcan a tasas menores que las observadas en los últimos años pero no tan probable que atraviesen un proceso recesivo. “Esto es fundamental en un marco en el cual se han transformado en los principales responsables del crecimiento mundial en los últimos años, aportando el 60% del crecimiento global en 2007 y con perspectivas de un aporte mayor en 2008 y 2009”, resaltó la entidad.

En ese marco, las provincias se preparan a recibir menos recursos de la Nación en un año electoral. Según explicó Economía & Regiones, el proyecto de presupuesto no establece, como lo hacia habitualmente, el monto global del Programa de Asistencia Financiera (PAF) a cargo del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial.

Temas en esta nota

    Cargando...