La debacle financiera comenzó a limar la renta de los alquileres

Para este año se estimaba un beneficio no inferior al 0,9%. También contribuyeron a esta baja los niveles de inflación y la poca aceptación de los inquilinos a pagar más.

Por
07deOctubrede2008a las07:48

Un cóctel explosivo comenzó a limar la rentabilidad de los alquileres en Capital Federal.

A los altos niveles de inflación (estimada por estudios privados en el orden del 25% para este año) y la posición cada vez más firme por parte de los inquilinos de aceptar incrementos en los costos, ahora se sumó un nuevo componente. La crisis financiera que golpea a los mercados de todas partes del mundo, también se coló en el mercado de los alquileres porteños.

De acuerdo a un sondeo realizado por El Cronista entre operadores inmobiliarios, hoy la ganancia bruta mensual que se puede obtener con este negocio promedia el 0,6% mensual (un 7,2% anual), tasa que, aunque empieza a mostrar lentamente signos de debilitamiento, ya que hasta marzo pasado –cuando arrancó el conflicto entre el Gobierno y el campo– tocaba el 0,7%.

Incluso, los registros son inferiores a los previstos durante el año pasado. Por ese entonces, se estimaba que la rentabilidad bruta mensual llegaría al 0,9%, apenas por debajo del 1% que mostraba durante la convertibilidad.

En esta ecuación juegan dos variantes. Por un lado, los precios de los alquileres se plancharon en los últimos meses, en buena parte a raíz de que los interesados ya no asimilan valores excesivos. Sin embargo, por el otro lado, la inflación elevó los costos de mantenimiento de los departamentos.

“El mercado del alquiler está planchado en más de un sentido. El primero que se ve es la rentabilidad, a tal punto que aquellos propietarios a los que no les cierran los números y se pueden dar el gusto, no sacan su inmueble al mercado”, explica Jorge Toselli, titular de JT Inmobiliaria.

Según el especialista, también se observan otros aspectos. Por ejemplo, las incertidumbres que disparan tanto el mercado externo como el local comenzaron también a retraer la demanda, especialmente por el temor a cómo responderá la economía local ante esas situaciones.

“Este año la rentabilidad no creció nunca”, señala Toselli.

Un trabajo realizado recientemente por la consultora especializada Reporte Inmobiliario refleja los movimientos del sector.

El relevamiento tomó como modelo un departamento usado de tres ambientes, de 85 metros cuadrados (m2), ubicado en Barrio Norte. Allí, la renta neta anual se posiciona hoy en el 3,14% por debajo del 3,37% de 2007 y todavía menor al 3,91% de 2006. En 2001 era del 4%.

En cuanto a los precios, ese mismo inmueble hoy cuesta $ 2000, contra los $ 1450 de 2006.

“Hay muchos gastos que dieron saltos inmensos. EL ABL, por ejemplo, que en muchos casos el mismo propietario decide hacerse cargo, sufrió un incremento del 40%”, dijo Germán Gómez Picasso, director de Reporte Inmobiliario, al explicar parte del motivo por el que el negocio del alquiler ya no es tan tentador como antes.

El futuro, aseguran los especialistas, no diferirá demasiado del panorama actual. Dicen que los valores no bajarán, aunque tampoco mostrarán saltos tan bruscos, por lo que la renta no se modificaría.

Por Matías Bonelli.

Temas en esta nota

    Cargando...