Un cierre con una marcha y un abrazo simbólico al Congreso

Las entidades se mostraron satisfechas.

Por
09deOctubrede2008a las07:18

Con una marcha frente al Congreso, finalizó ayer la moderada protesta agropecuaria que comenzó el viernes pasado. No hubo cortes de rutas ni masivas movilizaciones. La medida de fuerza se centró en suspender la comercializaron granos y carnes por seis días.

"No nos resulta indiferente la crisis internacional, somos conscientes de la situación mundial y fuimos responsables para protestar", dijo el presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi. Luego destacó que lograron suspender la comercialización de granos y carnes sin perjudicar a la sociedad con cortes de rutas o desabastecimiento.

En diálogo con LA NACION, Buzzi admitió: "Estamos entre dos fuegos, de un lado está la catástrofe internacional y del otro están los productores, desesperados por sobrevivir con el esquema de este gobierno".

El presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Hugo Luis Biolcati, sostuvo: "Estamos satisfechos, el éxito político fue demostrar que podemos paralizar el comercio sin molestar a la población. No importa si cambia el secretario de Agricultura, lo que tiene que cambiar es la actitud del Gobierno de darle poder de decisión al funcionario responsable".

Para el titular de Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Pedro Apaolaza, "la cuestión era mantener la conciencia del problema".

Unos 200 productores del interior se concentraron a las 17.30 en la avenida Rivadavia y Montevideo. Unos veinte metros más atrás se agrupó un grupo más numeroso de militantes del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), de la Corriente Clasista Combativa (CCC) y de la Federación Tierra y Vivienda disidente.

Las autoridades de las entidades agropecuarias se apostaron en la primera fila, junto con los referentes de los movimientos sociales, para marchar alrededor del Congreso. Sostenían un pasacalle que resumía los tres puntos principales del renovado reclamo: presupuesto federal, eliminación de superpoderes y basta de indigencia. Con el palacio legislativo de fondo, el eje de los discursos estuvo en el proyecto de presupuesto, que hasta ayer era tratado en comisión.

El presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías, dijo: "Vamos a ver si los senadores dejan que les sigan robando los fondos primarios de sus provincias". Y luego arremetió: "Con la 125 se jugaron unos cuantos, vamos a ver si ahora se juegan más". Biolcati opinó que hay muchos gobernadores que entienden el reclamo, pero "no se animan a manifestarlo".

El dirigente de la Federación Agraria de Entre Ríos, Alfredo De Angeli, reclamó: "Hay muchos legisladores que se olvidaron de sus pueblos, pero acá estamos nosotros para que los recuerden".

Juan Carlos Alderete, de la CCC, sostuvo: "Culminamos una jornada extraordinaria después de 6 días, pero esta lucha va a continuar. Si la semana que viene se aprueba el presupuesto, la CCC va a cortar rutas en todo el país".

Entre las personalidades políticas que se acercaron a la convocatoria del campo estuvieron los legisladores Cristian Gribaudo, Esteban Bullrich, y Marina Cassese; y también Nito Artaza. El ex presidente de la SRA, Luciano Miguens, participó ayer, pero aclaró que había ido en calidad de "productor agropecuario y a favor del sector".

Por Emilia Subiza.
Con la colaboración de José Sbrocco.

Temas en esta nota

    Cargando...