Por la crisis, postergan la rebaja de las retenciones

Amparada en la crisis financiera internacional, la presidenta Cristina Kirchner frenó un plan para rebajar retenciones al trigo y al maíz, que ya estaba redactado, ante la necesidad de cuidar el impacto fiscal que provocaría la medida en las cuentas públicas.

Por
09deOctubrede2008a las07:19

Terminado el paro del campo, hoy la Presidenta encabezará un acto en Moreno en el que presentará medidas para el sector agropecuario. Pero a la marcha atrás con la baja para las alícuotas a las exportaciones de granos se sumó anoche el fracaso en las negociaciones para anunciar un acuerdo para los productores de leche.

Con el transcurrir de las horas, la presentación de la Presidenta perdió cualquier expectativa de avances para el agro y hasta los ministros de la Casa Rosada salieron a bajarle el tono a la posibilidad de anunciar un paquete de medidas, pese a que el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, había adelantado que habría anuncios con un alto grado de optimismo oficial.

Lo único que el Gobierno logró cerrar, con negociaciones hasta última hora, fue la entrega de subsidios por $ 130 millones para paliar las pérdidas por la sequía, tanto para los productores de ganado como de trigo.

A último momento la jefa del Estado decidió postergar una baja en los derechos de exportación, plan que estaba listo desde hacía dos semanas. Dos altos funcionarios del Gobierno confiaron a LA NACION que ante el clima reinante de incertidumbre a nivel mundial y la caída en los precios de las materias primas, todavía no estaba cerrado el impacto fiscal que la medida podía provocarle al Estado.

La postergación del anuncio se acordó anteanoche, durante una reunión de cerca de dos horas que Cristina Kirchner mantuvo en su despacho con el plantel completo de colaboradores abocados a la política agropecuaria.

En el encuentro, según pudo saber LA NACION, hubo duras discusiones. Estuvieron Cheppi y sus dos enemigos públicos: el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y el director de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca), Ricardo Echegaray, ambos del ala dura del Gobierno. Además, participó el ministro de Economía, Carlos Fernández.

El programa de rebaja de las retenciones contemplaba una significativa caída en las alícuotas para el trigo y el maíz cuando se superara un determinado volumen de producción. "Prudencia y cautela", fueron las palabras de la Presidenta en la reunión, según confió a LA NACION uno de los participantes. Un ministro con despacho en la Casa Rosada confirmó la caída del proyecto, aunque destacó que se seguirá analizando.

Cristina Kirchner aprovechará el acto que encabezará esta tarde en Moreno, donde presentará oficialmente la nueva Subsecretaría de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar, para mostrarse abierta al diálogo. "Con el paro terminado, la evaluación es que ese tipo de protestas no conduce a nada. Todos los temas necesitan diálogo", consideró un ministro.

El paquete de medidas se terminó de desinflar anoche, cuando se cayó la posibilidad de cerrar un acuerdo para el sector lácteo. Pese a las presiones de Moreno, hasta última hora varias fuentes del sector lechero daban por fracasadas las gestiones del funcionario, que pretendía llevar de 84 centavos a un peso el litro de leche que las industrias le pagan al productor.

Anoche, algunos industriales especulaban con que el Gobierno igual podría decidir alguna medida por su cuenta. Otros se esperanzaban con alguna oferta de última hora.

La caída de las propuestas hizo renacer la interna en el Gobierno. "No va a haber nada hasta que no haya un acuerdo entre tamberos y la industria. Encima, por la pelea entre Moreno y Cheppi el Gobierno nos dijo que el tema se caía", confió un industrial.

Por Mariana Verón.
Con la colaboración de Fernando Bertello.

Temas en esta nota

    Cargando...