Fuerte intervención del Central para contener al dólar: cerró a $ 3,27

La tensión mundial volvió a generar nerviosismo en los ahorristas argentinos.

Por
11deOctubrede2008a las08:11

De $ 3,24 el dólar llegó a $ 3,30, pero las ventas del Banco Central revirtieron parcialmente la suba. La ansiedad que ya genera en los argentinos la evolución del dólar volvió a manifestarse ayer con fuerza. Y esa ansiedad se plasmó en una nueva suba de la divisa estadounidense: después de llegar a $ 3,30 cerró el día a $ 3,27, tres centavos más que el jueves.

En el medio, el Banco Central intervino con fuerza para "administrar" los movimientos del tipo de cambio.

Desde temprano, cuando ya se sabía que las Bolsas del mundo eran sacudidas por el pánico de los inversores, mucha gente formó colas en las casas de cambio, bancos y "cuevas" para cambiar pesos por dólares. De los $ 3,24 pesos que había cerrado el jueves, rápidamente se fue a $3,29 en el microcentro y a $ 3,33 en zonas del conurbano.

Pero la verdad del dólar se juega en el mercado mayorista, donde intervienen los bancos, las empresas, los exportadores y, claro, el Banco Central. De los $ 3,23 que había cerrado el jueves, la demanda de billetes empujó el precio hasta que rozó los $ 3,28. En ese momento el Central empezó a vender y los compradores barrieron con US$ 160 millones. Cerca de las dos de la tarde se produjo el cambio de tendencia. El Central se corrió del mercado y dejó paso a los exportadores, que habían estado ausentes del mercado por el paro del campo.

Allí el precio empezó a caer hasta cerrar en $ 3,23. En la caída, la mesa de dinero del Central salió a comprar, llevándose 100 millones de dólares. De modo que, según el BCRA, ese organismo perdió ayer solo US$ 60 millones.

En las mesas de dinero de bancos y cambistas la visión resultó muy distinta. Allí las fuentes aseguraban que el Central se había desprendido de al menos US$ 500 millones, y que fue ese volumen de reservas puestas en juego por el organismo que conduce Martín Redrado lo que en verdad hizo caer el precio del dólar.

La dispersión de cifras puede obedecer, dicen en el Central, a que es dificil, por la manera en que se opera en el Mercado Abierto Electrónico, consolidar la suma de ofertas de compra y venta y arribar a un resultado cierto de qué operaciones se hicieron realmente al final del día.

El Central informó que ayer las reservas perforaron el piso de los 47.000 mil millones y quedaron en 46.931 millones de dólares. En marzo tocaron los 52.000 millones. A los dólares vendidos ayer les sumaron la depreciación del euro y el oro respecto del dólar.

Más allá de la discusión técnica, está claro que el derrumbe de los mercados, y la falta de señales de los líderes de las principales potencias mundiales repercuten, a su manera, en la Argentina.

Por lo pronto la marcha del real brasileño está concentrando en Buenos Aires casi tantas miradas como la del peso.

Por eso las autoridades del Central establecieron una línea de comunicación casi permanente con los bancos centrales de Brasil y México para tratar de establecer políticas de intervención consensuadas.

Al cierre de las operaciones, se dijo que habían quedado órdenes de venta por 300 millones y de compra por solo 7 millones de dólares. Esto podría indicar que el martes -primer día hábil de la semana próxima- el mercado debería estar más tranquilo.

Claro, todo depende de lo que decidan este fin de semana en Washington los representantes de las principales potencias económicas del mundo.

Los líderes del G7 enfrentan, tal vez, uno de los fines de semana más trascendentes desde la posguerra.

Necesitan revertir las expectativas y diluir el ambiente de histeria que domina los mercados financieros. No parece una tarea fácil.

 

 

Temas en esta nota

    Cargando...