Mercados: la semana, una pesadilla

El mercado bursátil local cerró ayer la semana de negocios más nefasta desde que empezara la crisis.

Por
11deOctubrede2008a las08:18

El índice Merval, termómetro de precios de las acciones de la Bolsa porteña, cayó otro 5,5% ayer y quedó con un quebranto cercano al 20% en la semana. Se trata de los niveles de octubre de 2004.

En tanto, los principales bonos de la deuda soberana se hundieron otro 4% promedio, pese a que ya cotizan a valores irrisorios, lo que impulsó la tasa de riesgo país hasta los 1358 puntos, según se mire la medición de JP Morgan, o a 2191 puntos, según la consultora local Ecolatina.

El cierre de las transacciones generó alivio entre los operadores. El Merval, que había llegado a hundirse más del 11% en el peor momento de la rueda de negocios de ayer, logró acoplarse al recorte general de pérdidas que en la última parte de las operaciones encabezó Wall Street y recuperó por lo menos la mitad de su caída.

El otro motivo de alivio es que comenzó un fin de semana largo (pasado mañana no habrá operaciones a nivel local) como para hacer una pausa en el nerviosismo de los últimos días.

El común denominador de la jornada de negocios de ayer en la Bolsa porteña fueron los constantes llamados a plaza, cada vez que algún papel mostraba pérdidas superiores al 10%. Entre las 22 empresas que integran el panel Merval, 7 de ellas acusaron en algún momento bajas de dos dígitos, lo que obligó a suspender de manera momentánea sus cotizaciones.

Incluso, tres de esas sociedades (Cresud, Petrobras Brasil y Banco Macro) finalizaron el día con pérdidas cercanas o superiores a ese tope, al ceder el 14,5; el 10,6 y el 10%, respectivamente. La petrolera resultó víctima del derrumbe del crudo, ya que el barril pasó a costar US$ 77,7, menos de la mitad de los US$ 147 que se habían llegado a pagar por él en abril.

Del grupo de empresas líderes sólo lograron cerrar la jornada con signos positivos las acciones de Indupa y de Quickfood, con aumentos del 5,08 y el 1%, respectivamente.

La interrupción de la operatoria tiene como objetivo calmar los ánimos o desactivar operaciones "especulativas" que pudieran impactar en las cotizaciones. Pero parece perder sentido cuando la debacle forma parte de un fenómeno mundial.

Para los bonos, el cierre semanal tampoco fue alentador.

Ayer las caídas rondaron el 4 por ciento, aunque algunos bonos, como el Descuento, el Boden 2012, y los cupones pudieron, por primera vez en varias ruedas, cerrar en terreno positivo.

Con todo, el balance semanal dejó a todos los instrumentos con inusitados rojos. Por caso, a pesar de la parcial recuperación de ayer, el Descuento en pesos cerró a $ 77 (su nuevo mínimo histórico), mientras que un Boden 2012 en dólares quedó rindiendo un 35,12% anual. Ni aun así despierta a la demanda.

Javier Blanco


 

Temas en esta nota

    Cargando...