Ir más allá de la propia cultura y dar confianza

Los desafíos de convertirse en ganadero y consolidar equipos.

Por
11deOctubrede2008a las08:39

Eduardo De Coulon admite que no es fácil integrar forestación y ganadería. Dice, por ejemplo, que el manejo de la sombra es muy complejo. Explica que al principio hay bastante luz y que son más compatibles ambos sistemas pero cuando crece el bosque, hay que hacer raleos tempranos para no perjudicar a las pasturas pues, de lo contrario, dejarían de crecer por exceso de sombra. También hay que evitar que el pasto quede tapado por las ramas, tras el raleo.

En un análisis más amplio, De Coulon señala que por la falta de tradición ganadera en la región para adherir al sistema silvopastoril hay que franquear una barrera cultural importante. Significa mucho más que invertir y armar una estructura de corrales y alambrados, implica también adaptarse a la dinámica propia de esta actividad.

El hecho de haberse integrado a un grupo CREA le ayudó a desarrollar su perfil ganadero. Como él mismo reconoce: "En las decisiones de cambio la compañía de los pares es fundamental". No sólo escucha consejos. También genera nuevas ideas con los otros y gana mayor seguridad cuando enfrenta alguna situación por resolver.

En todas las actividades que encara De Coulon, el denominador común es su disposición a compartir. Quienes lo conocen dan testimonio de ello. El mismo se refiere a eso cuando habla del equipo de trabajo de la empresa que generó por cuenta propia, dedicada a la venta y producción de maquinarias y herramientas para agricultura y forestación: "Compartimos bastante y por eso nos llenamos de ideas. Si uno se abre primero da confianza. Hay que dar ese primer paso". A su vez, todas las personas que lo acompañan, según dice De Coulon, se caracterizan por el gusto de desarrollar nuevas cosas. Por ejemplo, diseñaron mochilas eléctricas para la aplicación de herbicidas y promueven el uso de tijeras electrónicas (importadas de Francia) para la poda, tanto en yerbatales como en forestaciones. Ahora introdujeron al mercado una cosechadora de olivo y máquinas forrajeras para caña de azúcar.

Jóvenes inquietudes
Antes de iniciar cambios en la actividad forestal Eduardo De Coulon decidió modificar la organización del trabajo en la plantación de yerba. Cuenta con 130 hectáreas que hoy producen 1300 toneladas, que luego comercializa a través de la Cooperativa Piporé. Básicamente, a lo largo de una década logró capacitar al personal y hacerle comprender que había que separar las actividades durante la cosecha para aumentar la productividad (asegurando, básicamente la calidad de la poda) y disminuir el riesgo de accidentes. La inquietud por lograr esos objetivos le venía de mucho antes: su tesis universitaria se refería a la mejora de la cosecha de yerba. La había escrito teniendo en cuenta no sólo aspectos técnicos: había consultado a un grupo de antropólogos. Todo esto que puede contarse describe esa visión integral de la producción de la que hablábamos al principio.

 

Temas en esta nota

    Cargando...