Petroleras analizan aumentar la nafta por la suba del dólar

La revaluación del billete norteamericano encareció el costo local del crudo. Para poder compensar este desequilibrio, habría retoques en los valores de los combustibles.

Por
14deOctubrede2008a las07:12

La combinación entre el control de precios del Gobierno, la crisis financiera y la baja en el valor de los comodities promete crear una nueva paradoja en la Argentina: aunque el valor del petróleo cae en picada en todo el mundo, las naftas y el gasoil van camino a sufrir un nuevo aumento.

Eso se debe a dos razones. La primera, que el precio del crudo local llega hasta los u$s 47 el barril cualquiera sea la cotización internacional por encima de ese nivel, lo cual hace que una baja en el mundo no afecte al precio interno. Por otro, el oro negro se paga estrictamente en dólares. Las compañías que compran crudo para producir combustibles –las principales son YPF, Esso, Shell y Petrobras– deben desembolsar más pesos para obtener la misma cantidad de producto debido al debilitamiento de la moneda local. Eso pone mayor presión sobre los precios de las naftas, el gasoil y otros productos derivados del crudo, como lubricantes, kerosene y fuel oil, entre otros.

“El sector petrolero dedicado a la exploración y producción de petróleo está dolarizado. El crudo pesado (de menor calidad) se compra a u$s 42 el barril y el liviano a u$s 47. Por lo tanto, la devaluación del peso aumenta el costo en moneda local de nuestra materia prima, la cual tiene una incidencia del 60% en el total de los costos y presiona sobre el precio de los productos al público”, reflexionó uno de los ejecutivos de esas empresas ante la consulta de El Cronista.

Ese pensamiento es compartido del otro lado del mostrador. “Es lógico que se transfiera la pérdida de valor de la moneda al precio de los combustibles”, explicaron desde una de las compañías que vende petróleo a las refinadoras.

El viernes, el barril de crudo WTI cerró a u$s 77,70, casi un 36% menos que los u$s 120,92 del 22 de septiembre, cuando había registrado una suba de 15,65% en un día.

Por el otro carril, el dólar marcó el viernes $ 3,27, casi un 9% menos que en agosto.

De acuerdo con los cálculos de las empresas, el incremento de costos por la devaluación del peso desde principios de octubre es de un 3 por ciento.

Larga data

El precio promedio del gasoil en el Gran Buenos Aires llegó en agosto –último registro oficial– a $ 2,21 por litro, mientras que la nafta súper se ubicó en $ 2,70 y la premium en $ 3,28, con aumentos de un 18%, un 24% y un 28% en cada caso. Aunque esos valores están todavía por debajo de las referencias regionales, los reacomodamientos que iniciaron las empresas chocaron con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. Ante su embestida, las petroleras, salvo Shell, bajaron los precios (la súper se ubica hoy a $ 2,57 el litro). Resta saber qué harán si el peso continúa debilitándose.

Por Pablo Fernández Blanco.

Temas en esta nota

    Cargando...