El mercado local espera no llegar demasiado tarde para subirse al rebote

Hoy puede ser un gran día. Pero no se entusiasme del todo. Se esperan subas importantes, condicionadas a los vaivenes de Wall Street y Europa. Eso sí, ya más tranquilos y con menos tensión. Para los bonos, hay que esperar.

14deOctubrede2008a las07:19

Busque otro motivo. Miéntale que le aumentaron el sueldo, o que el CEO del grupo se quedó varado junto a la blackberry y la vaca violeta de Milka en la pendiente más escarpada de los Alpes suizos. Dígale sino que ya acumuló los primeros 10.000 contactos en Facebook, o que el video de usted mismo explicándole la crisis subprime a su tortuga sorda en el YouTube es el más visto... ¡por su tortuga!

Pero no le diga a su psiquiatra que con el anuncio del rescate a los bancos europeos la vida le sonríe. No le va a creer. No puede echar por la borda el árido trabajo de más de un año de sufrimiento personal.

Y sin embargo, para los analistas de la city porteña, hoy puede ser un gran día. Un día distinto. Porque se especula con un cambio de humor, el mismo que ayer vivieron los wallstreeters, rara avis que pronto habrá que buscar en los libros de algunos antropólogos. Este comportamiento bipolar lo auspicia Wall Street y la violenta recuperación que tuvo lugar ayer para un Dow Jones que ganó más del 11%, su mayor valor en 70 años.

La recomendación de los analistas: piense en papeles líquidos, los más negociados de la bolsa local y redoble la apuesta con acciones que estén acompañadas con buenos fundamentales. No importa que hoy el mercado no mire los números de los balances. Es una forma de cubrirse de las tormentas. Pero atención: no es el momento de posicionarse a mediano plazo. Todavía no. Cautela. Avanzar un casillero pero sin perder la precaución. Nada de exuberancia irracional. Apenas un ceder de tensiones, aflojarse el nudo de la corbata, tomarse un té con galletitas sin sal en lugar de la dosis diaria de cianuro.

En la hoja de ruta, hay buenas noticias. Ayer, en Nueva York, algunos papeles locales tuvieron suerte. Telecom trepó ayer 19% mientras que Banco Francés ganó 6,51%. Grupo Galicia recuperó 5% y TGS ganó 3%. Hubo otros papeles como Mercadolibre que ganó 23% en el Nasdaq, mientras que Petrobras Energía sumó 13%.

“Habrá un cambio de humor, es cierto, pero apuntará más a una estabilización de precios, donde habrá que elegir aquellos papeles con mayor up side, los más líquidos”, dijo Antonio Cejuela, director de Puente Hnos.

En segundo plano, Cejuela recomienda mirar aquellos papeles “cuyas compañías deberían recibir mayor libertad tarifaria a partir de una reducción de los subsidios como Edenor, Transener y Central Puerto”

Para Leonardo Chialva, de Delphos Investment, “como no se están tomando posiciones de fondo sino aprovechando circunstancias de mercado, los papeles más líquidos serán los más buscados”. Según el analista, “esto no es definitivo, pueden vivirse otros momentos de tensión con nuevas caídas”.

“Sabemos que el mínimo para el Merval será en los 1.215 puntos, que fue lo que terminó el viernes”, dijo Chialva, “a partir de ahí se sumará, pero habrá que tener en cuenta los datos macro que empezaran a mostrar la recesión en los Estados Unidos y que pueden golpear las expectativas. Recién ahí, en lo peor de la recesión, será el momento de posicionarse para invertir a largo plazo”.

Bonos no, gracias

En la city señalan que igual de importante será medir el impacto de los datos macroeconómicos. Esta semana hay algunos datos para tener en cuenta. Si bien hoy se conocerá la propensión al consumo, mañana habrá datos frescos de los precios mayoristas (IPP) y el jueves será el turno del índice de precios al consumidor de septiembre, del cual se estima que traerá una suba de 0,2% y que aportará elementos vitales para diagnosticar la salud de la economía estadounidense.

Pero donde

Temas en esta nota

    Cargando...