No habrá biocombustible suficiente en el país cuando arranque el corte obligatorio

Podría incumplirse la meta establecida en 2006 si el Gobierno no define el monto de los subsidios que otorgará a las empresas que se dediquen a proveer al mercado interno.

Por
15deOctubrede2008a las07:07

Pese a que en dos años la Argentina producirá más de dos veces y media el biodiesel que habrá hecho en 2008, podría incumplir la meta que se fijó en abril de 2006, cuando el Congreso promulgó la Ley de Biocombustibles (Nº 26.093), que prevé cortar el gasoil y la nafta con un 5% de sus alternativas renovables (biodiesel y etanol, respectivamente) a partir del primer día de 2010.

Según datos presentados por la Cámara Argentina de Energías Renovables (CAER), el país tiene una gran oportunidad en este mercado (para 2011 produciría seis veces el biodiesel que se consumirá internamente), pero faltan regulaciones para captar inversores que quieran abastecer el consumo local.

Según José Luis Martínez Justo, directivo de la entidad y titular de la firma Soyenergy (una de las primeras plantas en instalarse en el país en 2006), “si no hay definiciones antes de fin de año, el panorama para el mercado nacional de biocombustibles va a complicarse”.

Según la ley, las plantas deben producir, o para exportar, o para el mercado interno. Ninguna de las 18 plantas de biodiesel con que el país contará a fin de este año, que suman una capacidad conjunta de 1,4 millón de toneladas anuales, produce hoy para el mercado local.

Por otro lado, la producción de etanol es aún marginal, y los grandes actores de este negocio, los ingenios azucareros, comenzarían a tener volumen recién el año que viene, enfocados también en la exportación.

Para conseguir proveedores del mercado interno hace falta que el Gobierno defina el valor al que las firmas productoras venderán el biocombustible dentro de la frontera, y que comunique qué volumen de subsidios está dispuesto a otorgarle al sector, además de que deberá repartir los cupos de abastecimiento por empresa (entre un total cercano a 25 firmas), según lo establece el decreto reglamentario de la Ley.

Construir una planta de biodiesel lleva entre siete y nueve meses. Habilitarla para el mercado interno para recibir los beneficios promocionales dispuestos por la ley requiere la aprobación de la Secretaría de Energía, de la AFIP y de la Secretaría de Planeamiento. Además, las empresas productoras de biodiesel deben también coordinar la comercialización con las petroleras, dado que la mezcla se realiza en las plantas de refinamiento. Todo el mecanismo requiere una coordinación difícil de lograr en poco tiempo, por lo que desde la CAER buscan cómo salir del intríngulis.

El titular de la entidad, Carlos St. James, expresó que “se está trabajando con la Secretaría de Energía para buscar alternativas”, entre las que se maneja reducir la alícuota de corte. Sin embargo, las conversaciones están congeladas porque, desde la salida del cobista Alejandro Rodríguez de la Subsecretaría de Combustibles, no hay interlocutor, dijo el empresario.

Desde la entidad pretenden lograr un mecanismo que promueva inversiones en el mercado argentino y evitar que, obstinado por lograr un volumen de biocombustibles que la legislación no promovió, en 2010 el Gobierno busque una solución elevando las retenciones a las exportaciones u obligando a las firmas a abastecer el mercado interno. Las retenciones al biodiesel pasaron del 5% al 20% de un solo salto en marzo de este año, y no volvieron atrás.

Por Julieta Camandone.

Temas en esta nota

    Cargando...