El mercado local digirió con atraso el rally del lunes y el dólar bajó a $3,23

La Argentina absorbió ayer las buenas noticias que se dieron en el feriado. El Merval por momentos escaló hasta 14% y los bonos subieron hasta más de 15%. Hubo menos locura por el billete verde, que bajó 4 centavos en la city. Se allana el camino para que Redrado otra vez empiece a comprar divisas.

15deOctubrede2008a las07:39

Los operadores locales aseguran que el pánico pasó. Ayer las variables financieras revelaron que por lo menos los ánimos volvieron a mostrar codicia y que la tensión aflojó. En el mercado cambiario, por lo pronto, el peso fue más demandado que días atrás y la locura por el billete verde se desinfló un poco. Sin embargo, más allá de las medidas financieras y de asistencias económicas anunciadas al unísono por los gobiernos centrales del mundo para inyectar liquidez a los bancos privados, la volatilidad y expectativas continúan. Aún así en el mercado doméstico algunos sostienen que el dólar comenzaría su camino al descenso, pero con piso garantizado en torno a $3,18 y $3,20.

“El consenso indica que, de mejorar el clima, el tipo de cambio tampoco retrocederá hasta los valores previos al quiebre de Lehman, es decir un dólar a $3,05. Al Gobierno no le conviene, pero tampoco dejará un valor muy alto porque el Banco Central (BCRA) necesita encontrar la oportunidad de recuperar los dólares sacrificados”, sostuvo un operador.

Desde la autoridad monetaria, en cambio, hablan de una “flotación administrada” de la divisa que no obliga a establecer ninguna banda determinada para su cotización. Como sea, si el escenario comienza a estabilizarse, del lado de la oferta se podrá ver más exportadores e inversores liquidando y la entidad que conduce Martín Redrado podría empezar a vislumbrar un terreno más sólido para recuperar reservas. De hecho, ayer, en el segmento mayorista la moneda norteamericana retrocedió poco más de 3 centavos con respecto al viernes, ubicándose en $3,1910 para la compra y $3,1920 para la venta. “Los vendedores ya habían comenzado desde el principio a ofrecer sus billetes a precios más bajos debido a un mejor clima, sumado a que se reforzaron las liquidaciones del campo”, señalaron desde una entidad financiera. Así y todo en el mercado aseguran que el Central vendió cerca de u$s 20 millones en el spot cuando la divisa tocó los $3,207 y que estuvo presente en futuros. Los datos fueron refutados desde el BCRA, donde alegaron que no hubo necesidad de intervenir por el mejor humor bursátil, aunque no descartaron próximas intervenciones porque “no se pueden predecir algunas variables que dependen del exterior”. Coincidiendo, un operador remarcó que “hay que ver qué pasa en Brasil que aún tiene una importante devaluación implícita y Argentina no se puede quedar muy atrás”.

En la city, el público también se mostró más moderado, y el billete cayó 4 centavos a $3,23.

Una suba anunciada

En cuanto al mercado bursátil, con delay y como era de esperarse, los inversores pudieron festejar, aunque coinciden que aún las ganancias tiene color a rebote. El Merval llegó a subir por momentos más de 14%, pero terminó con una suba de 11%. El volumen operado alcanzó a superar los $122 millones, concentrado en gran parte por Tenaris y Petrobras Brasil.

Los analistas consideran que los precios objetivos de las compañías están muy por debajo de lo que deberían y que, de aclararse el cuadro, habría varias oportunidades, sobre todo en sectores como el de servicios y los ligados al exterior. No apuntan lo mismo para los títulos públicos, aunque ayer llegaron a subir más de 15%.

“Los bonos, si bien tienen precios irrisorios, están más ligados a la evolución de los commodities, por lo que aún no es muy clara la tendencia que tendrán, y a cuestiones internas del país. Habrá que ver qué pasa con la reapertura del canje, el pago al Club de París, ent

Temas en esta nota

    Cargando...