La industria láctea dejó de comprar 700.000 litros de leche en la última semana

Otro paso más hacia el colapso lechero: algunas usinas comenzaron a recortar recibos. El gobierno pretende que paguen 1,0 $/litro a los tamberos a partir de octubre. Pero existe un fuerte rechazo a la medida.

15deOctubrede2008a las13:10

Las principales empresas lácteas decidieron en la última semana recortar las compras de materia prima dado que se encuentran sobreabastecidas y con crecientes restricciones para exportar su producción.

“Por una decisión errónea y desmedida del gobierno (nacional) no se ha podido exportar casi nada y hoy estamos pagando las consecuencias de ese accionar inconsulto y sin estudio”, dijo hoy a Infocampo Emiliano Amondarian, presidente de la Unión General de Tamberos.

Según diversas fuentes de la industria, SanCor, Milkaut y Saputo (Molfino-La Paulina) en la última semana recortaron compras por un volumen de al menos 700.000 litros diarios.

“A nosotros que conformamos un pool lechero de 42.000 litros diarios, Milkaut nos confirmó que no iban a necesitar nuestra leche, por lo que el jueves (pasado) no comercializamos con esa empresa, teniendo que deshacernos del producto” al no poder ubicarla en otras firmas del sector, dijo a Infocampo Ceferino Berti, productor de la localidad cordobesa de La Laguna.

Ante este panorama, Oscar Carreras, presidente de SanCor, dijo a Infocampo que “si bien la situación sigue siendo normal, hay etapas en las que como éstas las empresas contamos con materia prima y productos suficientes para abastecer todo el mercado interno y, no habiendo demanda de exportación, con más razón hay que achicar las compras” .

El 30 de septiembre pasado venció el acuerdo firmado en julio entre la Secretaría de Comercio Interior, el Centro de la Industria Lechera (CIL) y representantes de los tamberos de las provincias de Córdoba y Santa Fe, por medio del cual se estableció que en la liquidación de julio, agosto y septiembre el precio mínimo de la leche pagado por las usinas sería de 0,94 $/litro.

Esto implica que en lo que va del presente mes de octubre el mercado está desregulado y, por ende, las industrias lácteas pueden pagar el precio que les parezca a los tamberos (sin temor a ser reprendidos por agentes de Comercio Interior).

Funcionarios del gobierno nacional -encabezados por el secretario Guillermo Moreno- están impulsando un nuevo plan por medio del cual pretenden que las usinas paguen 1,0 $/litro a los tamberos a cambio de que el Estado nacional adquiera parte del excesivo stock de leche en polvo y quesos presente en el mercado local.

Los industriales, tanto grandes como pequeños, se oponen a la medida a la que algunos calificaron, en caso de firmar el acuerdo, como "un pacto de fundición".

“Si nosotros nos presentamos y firmamos un acuerdo como ese, estaríamos firmando nuestra  propia quiebra, porque en las actuales circunstancias jamás vamos a poder pagar más de 0,85 $/litro”, apuntó a Infocampo Javier Baudino, presidente de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas  Lácteas (Apymel) de Córdoba.

Representantes de productores lecheros de las provincias de Santa Fe, Córdoba y La Pampa apoyan el nuevo acuerdo promovido por Guillermo Moreno, mientras que pares de Buenos Aires y Entre Ríos sostienen que el único camino para evitar el colapso de la lechería argentina consiste en que el gobierno nacional elimine todas las intervenciones y desmanejos implementados en el sector desde 2005.

"Tenemos buenas expectativas; se habla de un peso el litro de leche sin compensaciones y si es así lo vamos a apoyar porque es saludable", dijo hoy Ricardo Garnero, representante de la Mesa de Productores de Leche de Santa Fe, durante una conferencia de prensa ofrecida en la ciudad de Buenos Aires "Creemos que el mercado interno da para pagar lo que el Estado nacional está proponiendo", agregó.

En septiembre pasado se declararon

Temas en esta nota

    Cargando...