El Gobierno apura un acuerdo para hacerle frente a la crisis

El ministro Tomada se reunió con la cúpula de la CGT y de la UIA, para tratar el tema. Exploran medidas para proteger el empleo y la industria nacional. Los empresarios insisten con un dólar más alto y los sindicatos, con un plus salarial.

Por
16deOctubrede2008a las07:46

Anoche en Olivos la Presidenta, el jefe de Gabinete Sergio Massa y algunos kirchneristas pasaron revista a la crisis internacional. Fue el epílogo de un día que arrancó con una reunión del ministro de Trabajo Carlos Tomada y las cúpulas de la Unión Industrial y la CGT donde se analizó un acuerdo social para enfrentar la crisis. La jornada estuvo marcada por lo financiero: la bolsa local se desplomó 12,1% y los bonos, otro 7% (ver página 30).

En la reunión con Tomada se habló de las consecuencias que puede sufrir el país, como la caída de actividad y el empleo y problemas de financiación para la tesorería y las empresas. Y se quedó para un próximo encuentro mucho más amplio en representación gremial y empresaria, al que se sumarán el secretario de Industria Fernando Fraguío y el secretario de Relaciones Económicas Internacionales Alfredo Chiaradía.

Pero en el encuentro y tal como anticipó Clarín los gremialistas insistieron con el pedido de un plus salarial para fin de año y la UIA, con un dólar más alto. Hubo una coincidencia en "defender la producción y el empleo nacional".

Ante Juan Carlos Lascurain, de la UIA, y Hugo Moyano se explicó que redactar disposiciones para hacer efectivo el "compre nacional" es una tarea sencilla. El problema es que la nueva normativa no afecte al proceso de integración del Mercosur y al arancel externo común.

Otro asunto en el que la UIA y la CGT no opondrían objeciones es que el Gobierno elimine de la lista de importaciones automáticas aquellos productos que pueden ingresar de aquí en más, a precios de dumping, tanto de Brasil, como de China, Taiwan y otros países.

La defensa del empleo ha sido una bandera del kirchnerismo. Y en estos días de preocupación por la crisis mundial, la CGT y la UIA se pronunciaron en el mismo sentido. Ayer, al finalizar la reunión tripartita, el ministro Tomada declaró que el crecimiento del empleo "es sostenido" en la Argentina, "pero --previno-- sabemos que puede haber problemas, por el impacto de la crisis".

También la Presidenta, desde el valle de Río Negro dijo ayer que "vamos a cuidar el trabajo de los argentinos, la inversión de sus empresarios, comerciantes; con serenidad, pero con mucha firmeza".

Por su parte, Lascurain recordó que según "los últimos datos no se ha creado nuevo empleo, no hay una caída, pero sí hay alguna disminución de actividad en algunos sectores y menor porcentaje de horas extras", expresó.

En tanto la dirigencia gremial llamó la atención sobre la eventual pérdida de puestos de trabajo. Las poderosas Unión Obrera Metalúrgica y el SMATA se quejaron y alzaron la voz acerca de que ya se notan "maniobras empresarias, como suspensiones y adelanto de vacaciones", precisó el mecánico José Rodríguez. El dirigente planteó una estabilidad de tres años sin despidos.

La CGT quiere que el Gobierno adopte mecanismos para asegurar la fuente de trabajo y hay dirigentes a quienes les gustaría que vuelva a ponerse en práctica la doble indemnización. Pero desde el Ministerio de Trabajo lo negaron con énfasis: "No estamos como en el 2002".

Cerca de Tomada contestaron que el Ministerio de Trabajo tiene dos herramientas para defender el empleo: uno es el procedimiento preventivo de crisis que exige a las empresas que informen antes de suspender o echar personal.

Y además está la REPRO (Recuperación Productiva), una iniciativa que impide la suspensión de personal, con subsidio al empresario en problemas.

Por Atilio Bleta.

Temas en esta nota

    Cargando...