La crisis mundial ahondará la caída de actividad en las pymes

Su suerte depende del mercado interno.

Por
16deOctubrede2008a las07:49

Antes de que se profundizara la crisis internacional, la mayoría de las pymes esperaba que las ventas al mercado interno cayeran o, al menos, permanecieran estables.

Su nivel de actividad ya había comenzado a disminuir. Ese panorama probablemente empeorará, según advirtió ayer la Fundación ObservatorioPyme.

"Estamos viendo que cae la actividad en las pymes, y eso no tiene que ver con la crisis financiera internacional. Ya había una caída en la demanda agregada, y esto puede agravarla", señaló el director de la fundación, Vicente Donato, que explicó en un desayuno con periodistas los alcances del vendaval financiero. "La suerte de las pymes está en el mercado interno", señaló Donato.

La caída en la actividad de las pymes ya frenó la creación de empleo. "Está en cero, pero hasta el segundo trimestre de este año las pymes no destruían empleo", dijo Donato. Esto, probablemente, haya ocurrido en el tercer trimestre. "No vemos una reactivación del empleo, pero tampoco una destrucción masiva de empleo. Vamos hacia un momento crítico", concluyó.

El impacto de la restricción crediticia será leve: "Va a haber un efecto marginal a través del crédito en cuenta corriente, que se encarece. Puede haber menos financiamiento de capital de trabajo".

La razón es simple: las pymes "están inmunizadas" por no estar en el mercado del crédito. "Es un problema de un capitalismo que no logra generar la confianza para que la gente ahorre en pesos y deje de ahorrar en departamentos, soja o dólares en el colchón. Este país no ahorra, y entonces no tiene sistema financiero. Es un capitalismo sin sistema financiero. No hay crédito. Todo es cash."

"Dicho esto, ¿nos toca esta crisis? No, no tenemos ningún problema porque el sistema financiero no existe." Vale un dato: sólo el 2% de las inversiones que las pymes concretaron el año pasado se financiaron a través del programa de subsidios de tasas de interés implementado por el kirchnerismo, mientras que el 66,1% se financiaron con fondos propios de las empresas.

La escasa penetración del sistema financiero en la economía ha sido un eterno problema de la economía. En las últimas semanas, y ante la crisis financiera, algunos funcionarios y empresarios se refirieron a esta particularidad como una ventaja. Donato se refirió a esto con ironía: "Es como el desocupado que se pone contento porque cae el salario".

Para Donato, se trata de una característica que llegó para quedarse. "Hay un desequilibrio estructural enorme que no es resoluble ni ahora ni en tres ni en cinco años. Hay que acostumbrarse a esta especificidad de un capitalismo sin sistema financiero."

"¿Cómo funciona una economía sin sistema financiero? Les doy una respuesta extremista para pensar: funciona con rentabilidades extraordinarias. Ese es el corolario. No puede haber inversión sin rentabilidad extraordinaria en un sistema donde no hay financiamiento. No hay alternativa."

El 52,8% de los costos de estas empresas está atado a lo que ocurra con las cotizaciones de las materias primas. Este es el aspecto positivo del derrumbe en estos precios. "Por otro lado, si caen las commodities, la economía, va a estar peor y les va a pegar a las pymes por el lado de la demanda", puntualizó Donato.

¿Y las exportaciones a Brasil? "Con Brasil va a haber un problema, pero va a ser de entrada de productos brasileños cuando se recomponga el crédito allí", indicó el especialista.

Temas en esta nota

    Cargando...