El Gobierno volvió a comprometer a bancos en aporte de fondos frescos

La reestructuración incluirá también bonos ‘performing’ con vencimientos en el corto plazo. Cristina quiere obtener u$s 1.500 millones en efectivo.

Por
17deOctubrede2008a las07:51

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner firmó ayer con los tres bancos organizadores el acuerdo para iniciar el canje de los préstamos garantizados que vencen en los próximos años. La rubrica del contrato –que se realizó en la Casa Rosada– fue presentada por el Gobierno como un gesto de fortaleza financiera en medio de la crisis mundial.

De la reunión participaron, además de Cristina, el jefe de Gabinete, Sergio Massa; el ministro Carlos Fernández y el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino. De otro lado estuvieron representantes de los bancos organizadores: Citibank, DeustcheBank y Barclays.

Tras el encuentro Massa ofreció una conferencia de prensa en donde ratificó que el Gobierno obtendrá dinero fresco de la operación (new money en la jerga financiera), afirmación que en el mercado observan cada vez con mayor escepticismo en vista del contexto internacional. Es porque quienes ingresen al canje de préstamos garantizados deberán también suscribir un nuevo bono, operación por la que Argentina espera obtener hasta u$s 1.500 millones en cash.

“Esta operación le va a permitir a la Argentina reducir muy fuerte sus vencimientos del 2009, 2010, 2011 y 2012”, dijo Massa. Ayer el Gobierno y los bancos organizadores del canje de préstamos garantizados firmaron una carta de intención que “pone en funcionamiento el proceso para cuando la Argentina lo crea conveniente” y se lance la apertura de esta reestructuración, explicó el jefe de Gabinete. En ese momento los tenedores de préstamos garantizados (bancos) tendrán entre 72 horas y una semana para presentarse al canje. Si bien Massa aclaró que “se elegirá el timming justo para que la operación sea favorable para Argentina”, dijo que se concretará “antes de fin de año”.

El canje de préstamos garantizados es la operación más sencilla que tiene la Argentina por delante. Aun resta la reapertura del canje de deuda en default y el pago al Club de París. Por eso el Gobierno decidió avanzar primero en esta dirección. “Esta es la operatoria más sencilla en términos de puesta en marcha, la de holdouts y la del Club de París son operaciones más complejas”, admitió. Massa.

Trascendió que además de los préstamos garantizados se incluirían en esta reprogramación de vencimientos otros títulos públicos que vencen en el corto plazo, como algunos Boden o Bocones. Los bancos que acercaron la propuesta aseguran tener mandato de prestamos garantizados por entre u$s 4800 y u$s 7500 millones, lo que implicaría un ahorro para el país (por el no pago de vencimientos) de entre u$s 1800 y 2500 millones hasta 2012.

Por Juan Cerruti.

Temas en esta nota

    Cargando...