Con depósitos en retirada, no descartan otra suba de tasas

Mientras sobrevuele la idea de devaluación, aseguran que seguirá la demanda de dólares y el retiro de depósitos del sistema. Sin embargo, niegan cualquier tipo de corrida.

Por
20deOctubrede2008a las07:48

A esta altura nadie se atreve a realizar un pronóstico a más de un día en voz alta y de manera contundente. Sin embargo, se pueden realizar ciertas inferencias según algunas variables financieras. El viernes 10 de octubre las tasas de interés sufrieron un fuerte incremento, pero, según dicen, parecería no ser suficiente para contener el retiro de pesos de los bancos: en el mercado no descartan que vuelvan a subir.

La explicación: las perspectivas de devaluación continúan muy vigentes y el riesgo de mantenerse en pesos retumba en los oídos de los argentinos con ímpetu.

Por lo pronto, según los últimos datos del Banco Central (BCRA), registrados hasta el 10 de octubre, el stock de las colocaciones a plazo en moneda local del sector privado en sólo una semana sufrió un rojo de $ 806 millones; una pérdida bastante por encima de los $ 91 millones que se había anotado las dos semanas previas. Pero a contramano de otras oportunidades, también cayeron y mucho los depósitos a la vista.

El stock de cuentas corrientes del sector privado disminuyó en $ 1.347 millones, mientras que en las cajas de ahorro los retiros fueron superiores llegando a $ 3.373 millones. No obstante, los depósitos en dólares apenas se movieron. De esta manera, se acentúa la idea de que cada vez más ahorristas se volcarían al billete verde, aunque vale aclarar que estos números, al ser publicados con una semana de retraso se dan antes del aumento de tasas y de una baja del dólar de $ 3,27 a $ 3,23. La Badlar –el interés que pagan las entidades por los depósitos de más de $1 millón, a 30 días de plazo– el 16 de septiembre se ubicaba en 12%, mientras que ya a principios de mes se elevaba a 12,63%. El 10 de octubre el aumento fue de 400 puntos y llegó al 17%. Hoy se ubica en 16,63%. En cuanto a los depósitos minoristas a 30 días hoy pagan un 14%, mientras que el 1 de octubre, esa renta era del 11,8% en promedio.

Aún así, la respuesta que se da en el sistema es que ante el clima de incertidumbre los clientes prefieren mantenerse líquidos y además retiran pesos para comprar dólares. “Sin dudas que si el clima no mejora y en tanto y en cuanto el ruido externo no se calme, las tasas tenderán a subir aún más para poder retener los pesos en el sistema e intentar que no haya una corrida al dólar”, señaló Ramiro Castiñeira, economista de Econométrica.

“El BCRA, a diferencia del 2007 que era un año electoral, ahora tiene el guiño para convalidar tasas más altas; tiene un instrumento más”, indicó Gabriel Martini, economista de Abeceb.

El dilema es frondoso porque por un lado, el Gobierno quiere despejar los rumores de devaluación y el Central vende dólares a diario en la plaza cambiaria, sacrificando reservas, para frenar la demanda de divisas y retirando pesos del mercado. Pero, por otra parte, lo cierto es que la Argentina no puede quedarse atrás de las economías vecinas que han sufrido una fuerte devaluación en el último tiempo, ya que perdería competitividad.

Pese a todo, algunos en el mercado muestran tranquilidad. “El sistema está líquido, tampoco subieron las tasas como en la crisis del campo, hay solidez para responder, ya que no hay descalce de monedas, entre otras cosas”, aseguró Castiñeira. La gran pregunta es si el último aumento de tasas será suficiente para mantener el atractivo para los minoristas.

Mucho dependerá de lo que ocurra con el tipo de cambio y con la situación internacional. Pero en un escenario tan volátil no hay certezas en puerta.

Por Dolores Ayerra.

Temas en esta nota

    Cargando...