El desapalancamiento cede y puede dejar al dólar sin combustible

Entrevista a Mitul Kotecha, jefe global de research en monedas de Caylon, la unidad de banca de inversión del banco francés Credit Agricole.

Por
20deOctubrede2008a las07:49

La suba del dólar va a perder fuerza, sobre todo a partir del segundo trimestre de 2009. Eso es lo que piensa Mitul Kotecha, jefe global de research en monedas de Caylon, la unidad de banca de inversión del banco francés Credit Agricole. El experto charló con El Cronista sobre los distintos factores que hoy apuntan hacia una apreciación mucho más gradual de la moneda. Desapalancamiento, tasas interbancarias, reacción de los gobiernos y tasas de interés.

–¿Cuánto combustible le queda todavía al dólar?

–Esperamos que el dólar siga fortaleciéndose en el primer trimestre del 2009 pero el ritmo de la apreciación se desacelerará de forma marcada. Pensamos que la aversión al riesgo va a ceder muy gradualmente en los próximos meses. Esto sugiere que monedas como el yen japonés o el franco suizo van a mantenerse firmes frente al dólar. Todo indica que el desapalancamiento continuará en los meses que vienen, lo que tendrá un impacto positivo para el dólar. Sospechamos, no obstante, que el grueso del desapalancamiento ya se llevó a cabo, lo que implica una apreciación mucho más gradual.

–El mercado de tasas interbancarias empieza a dar señales tímidas de mejoría. ¿Cómo impacta esto en las monedas?

–La crisis de liquidez en el mercado de dinero también jugó un papel positivo para el dólar ya que hubo una gran avidez por dólares en las últimas semanas. La respuesta de las autoridades monetarias, sobre todo de la Fed, fue inundar la plaza con una cantidad ilimitada de dólares, lo que parece haber tenido un efecto notable en las tasas interbancarias. En la medida en que el mercado de dinero se vuelva más líquido, esto puede tener una influencia negativa en la divisa. Al menos, significará que el dólar va a encontrar menos apoyo en este tipo de demanda. Este fenómeno se hará más evidente en 2009, ya que hasta fin de año habrá una demanda sostenida de dólares.

–¿Sus proyecciones de tasas también señalan hacia una mayor fortaleza del dólar?

–La velocidad y la magnitud de la reacción de las autoridades se convirtió en el principal motor de las monedas en los últimos meses, relegando otros factores como las tasas de interés. Hasta hace poco, EE.UU. parecía haber tomado la delantera, lo que le vino bien al dólar, pero existe una creciente sensación de que el resto del mundo ya se puso al día e incluso dejó atrás a los EE.UU. Esto puede hacer que la atención vuelva a centrarse en el hecho de que el problema es mucho más grande en EE.UU. que en cualquier otro lado y por ende, hacer que el dólar resigne parte de sus ganancias recientes. El foco va a trasladarse desde los mercados de crédito y el sector financiero al impacto económico de la crisis. Hemos recortado el pronóstico de crecimiento en EE.UU. en forma drástica a la vez que vemos cada vez más lejana una eventual normalización de las tasas de interés en ese país. Esperamos que el euro termine el 2008 en 1,30 dólares. La tendencia se revertiría en el segundo trimestre del 2009. Además, la situación de la economía de la eurozona sugiere que habrá más recortes de tasas. Esperamos una baja de 50 puntos al menos para fin de año. Esto podría convertirse en un escollo para el dólar, especialmente porque el diferencial de tasas hoy sugiere que la fortaleza del dólar está sobredimensionada.

Por Laura García.

Temas en esta nota

    Cargando...