Economía destinó a la recompra de deuda un total de u$s 770 millones

El 95% de las recompras oficiales se concentran en Boden 2012, Bonar V y el cupón atado al crecimiento nominado en pesos. Se destinaron u$s 768 millones a los rescates.

Por
20deOctubrede2008a las07:51

En lo que va del año el Gobierno recompró deuda por u$s 770 millones. Más precisamente por u$s 768,4 millones, y estos rescates de bonos estuvieron concentrados en títulos de corto y mediano plazo, y cupones atados al crecimiento de la economía.

Estos datos oficiales, hasta ahora desconocidos, surgen del informe presentado por el Gobierno ante el organismo regulador de los Estados Unidos, la SEC, como paso previo al lanzamiento del canje de deuda. Constituyen una guía clave para saber qué hace el Gobierno cuando interviene en el mercado.

En el documento oficial, al que accedió en exclusivo El Cronista, se informa que casi 95% de las recompras que realizó la Secretaría de Finanzas a cargo de Hernán Lorenzino se concentraron en sólo tres tipos de bonos: el cupón PIB en pesos, el Boden 2012 y el Bonar V.

El 45% de los rescates se realizaron sobre el cupón atado al PIB en pesos. Se compraron u$s 344,4 millones de esta serie. Luego le sigue, con 34% del total (lo que equivale a u$s 263,3 millones) el Boden 2012, el principal título de deuda pública que surgió tras el corralito financiero impuesto a fines de 2001.

En tanto, el tercer titulo que acaparó las preferencia del Gobierno fue el Bonar V. Se tomaron u$s 113,5 millones de este papel.

El restante 5% de los casi u$s 770 millones recomprados en lo que va del año se distribuye entre otros cuatro tipos distintos de bonos: el Boden 2013 (u$s 22,6 millones), Bocon Pre 8 (u$s 11,6 millones), el cupón PIB en dólares (u$s 10,4 millones) y finalmente el Boden 2008 (u$s 2,6 millones).

Tres meses atrás el Gobierno inició el plan de recompra de bonos con un doble objetivo: aliviar los vencimientos de deuda más cercanos y apuntalar el deprimido precio de los títulos públicos, que impactaba negativamente en el costo del financiamiento público y sobre todo privado.

La primera etapa de este programa incluyó rescates con intervenciones directas en el mercado. Pero a fines de agosto, el Ministerio de Economía anunció un cambio en la modalidad de las recompras. Comenzó a realizarlas mediante licitaciones publicas para evitar maniobras con los títulos públicos.

El plan oficial arrojó un modesto resultado. La crisis financiera internacional hizo difícil su continuidad. Si bien el Gobierno logró rescatar deuda a bajo precio (lo cual redunda en un jugoso negocio para las arcas públicas) de poco o nada sirvió para impulsar los precios de los títulos argentinos.

Actualmente, los bonos se encuentran en niveles mínimos. Algunos rinden hasta 40%, como en los periodos previos al default de la Argentina, a mediados de 2001. Mientras tanto, el riesgo país sigue por las nubes. El viernes este indicador, que elabora el banco de inversión JP Morgan, cerró a 1.372 puntos, con un alza de 2,85%; a la vez que el seguro contra default a cinco años de la Argentina (credit default swaps en la jerga financiera) se disparó 9,80% hasta las 2.616,7 unidades.

Los analistas privados dicen que el país esta siendo castigado en el marco de la crisis financiera internacional con epicentro en los Estados Unidos. Pero también advierten que existen factores locales que redoblan la presión vendedora de los títulos. Entre ellos, la manipulación por parte del Gobierno de los datos de inflación.

En este contexto, señalan que la caída en el precio de la soja y el enfriamiento en los niveles de actividad interna conspiran contra la solvencia fiscal del país y el superávit externo. Aunque la caja oficial continua siendo holgada, todos los estudios privados descuentan la llegada de un periodo económico más áspero para la administración kirchnerista.

Por Juan Cerruti.

Temas en esta nota

    Cargando...