Firman un acuerdo lácteo, pero pocos confían en él

El acuerdo, que fija en 1 peso el litro para los tamberos, es resistido por ciertos industriales.

21deOctubrede2008a las07:26

A medias, pero Cristina Kirchner se dio el gusto. En un escenario copado por tamberos aliados, funcionarios y un puñado de empresarios también afines, que ocultaron bastante bien un importante faltante de otros sectores de la producción y de la industria que se opusieron, la Presidenta encabezó ayer en la sala de convenciones de la Residencia de Olivos la firma de un nuevo acuerdo por el precio de la leche, que fija en $ 1 el litro de la materia prima de los productores hasta el 31 de diciembre. ?Hoy no sólo estamos haciendo este acuerdo para mantener el precio interno, sino también para cuidarlos a ustedes en lo que podemos denominar la intervención del Estado?, dijo la mandataria desde el atril.

Pero pese al anuncio con bombos y platillos que el Gobierno hizo ayer del acuerdo, con la presencia de unos 120 tamberos llegados en combis principalmente desde Santa Fe y Córdoba ?los dirigentes de las cámaras de esas provincias adhirieron?, más la asistencia del gobernador bonaerense, Daniel Scioli, y su par entrerriano, Sergio Uribarri, a horas del pacto pocos creen que se pueda pagar lo firmado. Así lo dicen tanto productores que se opusieron como algunos empresarios que sí adhirieron. De hecho, eso ya ocurrió con el anterior convenio, vencido en septiembre pasado y cumplido en parte, aunque implicaba pagar un 5%más de precio respecto de lo que ahora se comprometieron los industriales. Por si fuera poco, el pacto no compromete a las empresas a no subir los precios al público, ya que sólo habla de ?procurar que la población adquiera a precios razonables? los lácteos.

"Sencillamente, ese valor no se puede pagar a los tamberos y por eso nosotros tampoco aceptamos firmar. No se puede pagar en el contexto de un mercado internacional en baja [la tonelada de leche en polvo cayó desde junio de US$ 4500 a 2400/2600], por los stocks acumulados (unas 40.000 toneladas, que significan US$ 100 millones guardados en cámaras a la espera de negocios) y la mayor producción local [hay un 5/6% más de leche que en 2007]", dijo a LA NACIONun importante industrial que hasta último momento recibió presiones del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, ideólogo del convenio, para que firmara. Para ese empresario, el mercado no da para más de $ 0,85 el litro. ?Los otros acuerdos no se cumplieron y éste no incluye ningún reaseguro para su cumplimiento. No lo firmamos porque no estamos convencidos de que esto se vaya a cumplir. Esto es para la gilada, para sacarse la foto y para Cristina. Vamos a ver en 30 días cuánto cobraron los productores?, expresó Claudio Ersinger, coordinador de la Mesa Nacional de Productores de Leche.

En realidad, a diferencia de todos los convenios anteriores, por primera vez, no firmaron el Centro de la Industria Lechera (CIL) ni la Asociación de la Pequeña y Media Industria Láctea (Apymel). Respecto de CIL, de sus 40 empresas socias sólo tres adhirieron: Sancor, La Serenísima y Nestlé. Pidiendo un estricto off the record , el industrial de una de esas compañías dijo: ?En el mediano plazo, es imposible de cumplir. El grueso de la industria hoy estaría en 85 centavos, en tanto que las más grandes podrían llegar a 92 centavos?. Nadie conoce en el fondo las razones de por qué firmaron las tres empresas. Algunos tamberos creen que es por una urgencia financiera; en el caso de La Serenísima, esta empresa en su último balance tuvo una pérdida de $ 110 millones. En las grandes empresas, no dan una respuesta explícita sobre por qué aceptaron. No obstante, se pueden escuchar estas frases, como la que pronunció Ernesto Arenaza, vocero de La Serenísima: ?Dado el contexto internacional, donde se redujo a la mitad el precio de la leche en polvo y las turbulencias financieras, vemos con buenos ojos que el Gobierno se involucre para buscar so

Temas en esta nota

    Cargando...