La oposición empieza a abroquelarse en contra del proyecto

El radicalismo endureció su posición.

Por
23deOctubrede2008a las07:43

Los distintos bloques de la oposición en la Cámara de Diputados reclamaron ayer, por separado y con sus matices, que el oficialismo introdujera cambios en el proyecto de ley del Gobierno que impulsa la eliminación de la jubilación privada. No hubo un solo referente opositor que respaldara la iniciativa tal como fue redactada y todos coinciden en plantear dudas y sospechas sobre el destino que planea darles el Gobierno a los fondos provenientes de los aportantes.

El objetivo de máxima del oficialismo es aprobar, cuanto antes, el proyecto tal como el Poder Ejecutivo lo envió al Congreso. No se evalúa siquiera introducir una cláusula de intangibilidad de los fondos jubilatorios, como reclaman algunas bancadas opositoras. La intención es mantener sus principales lineamientos salvo que, como sucedió con las recientes leyes de reestatización de Aerolíneas Argentinas y de movilidad jubilatoria, se viera forzado a cambios en virtud de disidencias que surjan en el bloque kirchnerista. La única voz que en público criticó el proyecto provino de Felipe Sola (Buenos Aires). De todas maneras, hay legisladores que, por lo bajo, admiten que la iniciativa debe ser retocada.

Los distintos referentes de la oposición comenzaron a mostrar sus cartas. Quienes aparecieron más críticos fueron Pro, la Coalición Cívica y el Frejuli, de Adolfo Rodríguez Saá. "No vamos a convalidar a los ladrones", fustigó Elisa Carrió. "Esto no se puede votar; atenta contra la voluntad de quienes quieren seguir en el sistema privado", dijo César Albrisi (Frejuli).

El radicalismo, que hasta anteayer se había mostrado tibio en sus críticas, salió duramente a cuestionar la letra del proyecto. "Siempre pensamos que el sistema público era muy superior al privado. Pero este proyecto pretende apoderarse de la caja de los jubilados para financiar la fragilidad fiscal de este gobierno", opinó Oscar Aguad, jefe del bloque de diputados radicales. El jefe de los senadores radicales, Ernesto Sanz, anticipó que solicitará la inclusión de una cláusula de intangibilidad de los fondos de la Anses y el control mediante una comisión bicameral con mayoría opositora y participación de jubilados y trabajadores.

También reclamaron la inclusión de una cláusula de intangibilidad de los fondos jubilatorios los bloques que comandan Eduardo Macaluse (SI) y Silvia Augsburger (socialismo). "Estamos de acuerdo en la necesidad de instaurar un sistema de reparto estatal, pero con los recaudos necesarios que respeten los fondos de los aportantes", enfatizó Macaluse. Su par María América González agregó: "Vamos a levantar la mano para derogar el régimen privado, pero no vamos a cerrar los ojos: los fondos deben ser intangibles y el presupuesto de la Anses, autónomo". Igual piensa Claudio Lozano (CTA).

"Queremos una discusión seria y profunda del nuevo régimen previsional; es una falta de respeto aprobarlo en dos semanas [como pretende el PJ]", protestó Augsburger.

La cuestión de la intangibilidad de los fondos parece ser, así, el denominador común de los reclamos opositores. Incluso el diputado Daniel Katz, que responde al vicepresidente Julio Cobos, reclamó una salvaguardia concreta de los fondos de los jubilados.

Para el oficialismo esta condición es imposible. "Los fondos serán intangibles pues habrá suficientes controles sobre ese dinero", enfatizó Agustín Rossi, jefe del bloque kirchnerista. El presidente de la Comisión de Previsión Social, el oficialista Juan Carlos Díaz Roig, sostuvo que es insostenible mantener paralizados los fondos jubilatorios por temor a que se usen para otros fines, pero se mostró partidario de que esos recursos "estén a disponibilidad de los jubilados".

Por Laura Serra.

Temas en esta nota

    Cargando...