Inocular, un camino para que todos ganen

La técnica impulsa los rindes y genera 1.500 millones de dólares para la Argentina, dice el Proyecto Inocular.

Por
25deOctubrede2008a las08:24

Con un marco internacional de precios inestables y con una fuerte suba de los insumos agrícolas, los productores tienen que ser cada vez más eficientes para lograr los mayores rendimientos y en consecuencia ganar en rentabilidad. Y la ecuación productiva hay que cuidarla desde el comienzo. Por eso, previo a la siembra de soja la inoculación se vuelve una herramienta clave para lograr, en la cosecha, los mayores rendimientos.

Así lo demuestran los ensayos realizados por el Proyecto Inocular, que comprobó que una soja inoculada rinde un promedio de 300 Kg/ha más que una sin inoculación. Esa diferencia representa el 10% del rendimiento promedio de la soja, que es de 3,000 Kg/ha.

Llevar ese 10% a la producción nacional significa hablar de casi 5 millones de toneladas de soja que se suman en cada campaña gracias a la inoculación.

Traducido en billetes, representan "unos 1.500 millones de dólares ", explicó Pablo Lafuente, miembro del Proyecto Inocular (que agrupa a las empresas que venden inoculantes, destinado a promover el uso de inoculantes) y de Laboratorios Biagro.

Ahora bien, la ecuación se vuelve aún más atractiva para los productores si se tiene en cuenta que el costo de inocular varía entre 5 y 6 dólares por hectárea.

En total, el costo de la inoculación "es de 100 millones de dólares, que es lo que vale inocular las 17 millones de hectáreas implantadas con soja", detalló el especialista. En la actualidad, el 80% de la superficie sojera argentina se inocula.

En definitiva, el costo de la inoculación es de 100 millones de dólares, mientras que los beneficios que tiene su práctica son de 1.500 millones.

Con esa cuenta en la mano, en Inocular analizan solicitar que "se iguale el IVA diferencial que tienen los fertilizantes químicos con el de los fertilizantes biológicos".

Pero hay más. Porque los beneficios de la inoculación en una campaña pueden abarcar hasta la campaña siguiente.

"Hilando fino habría que analizar cuánto de esos nódulos y raíces de soja que quedan en el suelo una vez que se cosecha la planta, se transforman en nitrógeno no químico asimilable por la planta en la próxima campaña", sostiene Lafuente.

Temas en esta nota

    Cargando...