Las tasas podrían volver a los niveles de la era Greenspan

Algunos ya apuestan incluso a un recorte hasta 0,75%. Pero además habrá muchos datos: hoy, las ventas de viviendas nuevas; el jueves, el PIB; y el viernes, el gasto y los ingresos personales.

27deOctubrede2008a las07:49

Tantos “shocks” y “efectos sorpresa” en los últimos meses dejaron a la Reserva Federal de Estados Unidos con la necesidad de sobreactuar. Y ahora que parece decidida a dar señales contundentes, y a fondo, contra el freno que ya está mostrando la economía doméstica, podría demostrar su posición con un ajuste mucho más drástico del que hubiera necesitado en tiempos más calmos.

Los mercados ya empiezan a especular con la posibilidad de que, en la reunión de su Comité de Política Monetaria que iniciará mañana, el organismo terminará decidiendo (el miércoles) un ajuste de hasta tres cuartos de punto en las tasas de interés. La decisión implicaría llevar ese costo de referencia de corto plazo desde el 1,5% actual hasta los despreciables 0,75%, para provocar un impacto mayor en los mercados locales.

“El problema ya se hizo un poco más grave. Claramente hay una restricción del crédito muy grande, y obviamente la Fed va a tener que responder en línea con eso. En la última reunión ya quedaba claro que la inflación no era un factor de preocupación, y el foco pasó al crecimiento”, explicó el analista de InvertirOnline.com, Alejandro Bianchi. Hasta el viernes, el mercado de futuros de tasas de interés de Estados Unidos ya descontaban prácticamente una reducción de al menos 50 puntos básicos; pero empezaban a inclinarse por un ajuste aún más agresivo, de hasta 75 puntos. Nadie lo creía el jueves, pero el viernes, según los inversores, se lo empezó a estimar con una probabilidad de 40%. “Es muy posible. Estimo que la Fed va a intentar dar liquidez, y que va a entender que los mercados están bajo un estrés muy significativo. La reducción que hicieron entre reuniones fue un ejemplo de esa predisposición”, agregó Bianchi.

Además, será una semana cargada de datos económicos que determinarán, junto a la Fed, la buena o mala suerte en Wall Street. Hoy serán las ventas de viviendas nuevas del cuestionado mercado inmobiliario; el jueves, el crecimiento del PIB y el viernes, el gasto y los ingresos personales de los norteamericanos.

A esta altura, las miradas de los funcionarios de la Fed y del gobierno de Estados Unidos están orientadas exclusivamente a la recesión y dejaron la inflación prácticamente en el olvido. Una de las grandes razones para los analistas está en que, con las últimas caídas en los mercados emergentes, la demanda por evitar una recesión mediante estas vías se hace sentir cada vez con más fuerza y más presión en todo el mundo.

Para algunos expertos, el escenario de tasas podría llevar al Banco Central Europeo (BCE) a iniciar una política más restrictiva en sus niveles de interés. Y eso podría permitir a la Fed, en el mediano plazo, interrumpir su ciclo “bajista” e iniciar uno “alcista”, previa estabilización de mercados.

En diálogo con El Cronista, el experto en política internacional, Jorge Castro, consideró que hacia adelante no debe perderse de vista la inflación: “Si bien experimentó una caída muy notoria, sigue pendiente en Estados Unidos, lo mismo que en Europa y Japón, por la presión de la energía y los commodities; sobre todo, en alimentos. Todo indica que se frenó sólo por una pausa en la recuperación de la demanda de China”, explicó.

De ahí que, en realidad, la inflación pueda verse en el futuro tan peligrosa como la recesión. Y que eso dependa, al fin de cuentas, de los orientales: “La demanda de China no parece estar cayendo. En los primeros ocho meses de este año, su producto creció por encima del 10%, acompañado de una leve desaceleración de las exportaciones. Pero a esta caída en el comercio exterior, China la compensa ahora con m

Temas en esta nota

    Cargando...