Wall Street se encamina a su peor mes en 20 años

Prevén que el PIB podría contraerse más de 2% en el último trimestre. La Fed llevaría mañana la tasa a 0,75%. Europa anticipó una baja para la semana que viene.

Por
28deOctubrede2008a las07:50

No hay signos de mejoras a la vista y, mientras tanto, nada puede liberar al mercado de ese pavor a verse inmerso en una recesión como la que hoy ya sugieren las grandes economías mundiales. Octubre es por ahora el peor mes para el Dow Jones desde el crack financiero de 1987, y todo indica que cerrará sin atenuantes. Y el S&P 500 se encamina, mientras tanto, a su peor décimo mes desde la Segunda Guerra Mundial.

Ayer, la Bolsa de Nueva York volvió a retroceder tras una jornada altamente volátil hasta nuevos mínimos históricos desde 2002, a pesar de los buenos datos sobre viviendas que se conocieron a media rueda. Fue en parte porque los fondos mutuos y de cobertura se lanzaron a vender acciones para hacerse de liquidez y poder cumplir con los compromisos de sus clientes. El Dow Jones se ubicó cercano a los 8.000 puntos, tras un derrumbe de 2,42%; y el S&P 500, de las grandes empresas, perdió 3,19%. “Hay poca liquidez en el mercado, y por eso se ven tantos saltos y tantos movimientos erráticos. El promedio del volumen es en general de un billón de dólares por día; pero ahora estamos viendo alrededor de u$s 700 millones”, explicó un analista en Nueva York.

Hubo derrape en energéticas, por la menor demanda pretrolera que traería consigo una recesión; y en tecnológicas, luego de que se supiera que aumentó la morosidad del sector en sus líneas de crédito.

Por ahora, sólo llueven datos que reflejan que la economía de Estados Unidos estaría en la mayor caída de los últimos 18 años. Los analistas ya están anticipando que la actividad doméstica podría llegar a contraerse más de un 2% en el último trimestre de 2008, y que cuadruplicaría la caída que mostró el PIB durante el tercer período (la cifra se difundirá oficialmente el jueves).

Suficiente para que los grandes bancos centrales del planeta se hayan visto empujados a sugerir sus próximos anuncios de recorte de tasas. La Reserva Federal de Estados Unidos evaluará a partir de hoy si deja su interés prácticamente “en cero” (0,75%), con ajuste de hasta tres cuartos de punto, desde el 1,5% actual. Y el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, ya sugirió a sus 320 millones de protegidos en la eurozona que lo más probable es que el próximo jueves 6 de noviembre reduzca nuevamente su nivel de interés (hoy está en 3,75%). “No es una certidumbre; es una posibilidad, aclaró, en una conferencia en Madrid. “Los riesgos al alza de precios han caído”, tranquilizó.

Se descuenta que ambas decisiones monetarias tendrán un buen recibimiento en el mercado. Pero se teme que, para la Fed, pueda significar que se agotaron los recursos para generar shocks. “Lo que hay que ver es qué resuelve el recorte, porque a la Fed se le acaban las balas. Un ajuste no mueve mucho la curva en el corto plazo, porque ésta ya tiene descontado cualquier movimiento de la Fed, pero sí baja el nivel de referencia para el prime rate”, explicó a El Cronista el analista de IdeaGlobal, Enrique Álvarez. La prime –la tasa que cobran los bancos a las empresas– suele fijarse con un spread de tres puntos por encima de las tasas de la Fed, y determina el costo para las tarjetas de crédito. De ahí que cualquier baja en ella termine siendo un estímulo oculto para el consumidor.

Ayer se supo, además, que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos iniciará esta semana la compra, por u$s 125.000 millones, de acciones en varios bancos para fortalecer sus cuentas balances.

Temas en esta nota

    Cargando...