El dinero argentino vuelve a Uruguay: se registró la mayor suba desde 2001

La crisis financiera internacional volvió a poner a los bancos uruguayos en la mira de los ahorristas locales. Muchos de los que tenían el dinero en EE.UU. o Europa decidieron trasladarlo a Montevideo, en busca de una plaza más segura. La tendencia es marcada, pero no llega a ser tan fuerte como antes de la crisis de 2001. Las áreas de banca privada de ciertas entidades han asignado más personal a sus filiales charrúas.

28deOctubrede2008a las07:54

Que los ahorristas argentinos prefieren conservar su dinero afuera del sistema financiero local no es ningún secreto. Sin embargo, en el último año las alternativas de los inversores para mantener la plata segura y lejos de casa se han acotado bastante, teniendo en cuenta que los bancos de Estados Unidos y Europa –las opciones más clásicas– están sumidos en el desastre. En este contexto, Uruguay ha vuelto a ser un imán de dinero argentino. De hecho, en septiembre último los depósitos de extranjeros en los bancos charrúas tuvieron el mayor crecimiento desde noviembre del 2001 y ya acumulan un salto del 23% en el año.

El número es significativo, si se tiene en cuenta que en todo 2007 los depósitos de no residentes habían crecido sólo el 3%. Según explican los analistas, lo que ha ocurrido en los últimos meses es que mucho del dinero que los argentinos tenían en Estados Unidos o Europa se ha trasladado a Uruguay, en busca de una plaza más segura, que esté a resguardo del credit crunch mundial.

El movimiento de dinero hacia las arcas charrúas no tiene ni la magnitud ni el ritmo que solía tener antes de la crisis del 2001, cuando los depósitos de argentinos representaban el 54% de las tenencias de los bancos privados del Uruguay, es decir, unos u$s 5.300 millones. Sin embargo, el crecimiento de esos fondos es innegable. Los datos del Banco Central de Uruguay (BCU) muestran que desde enero a septiembre de este año las colocaciones de no residentes aumentaron 23% y ya llegan a los u$s 2.131 millones. Además, en septiembre –mes en que se desató con más fuerza la crisis de los mercados, luego de la quiebra de Lehman Brothers– la llegada de fondos extranjeros a Uruguay se intensificó. Concretamente, los depósitos de no residentes crecieron en casi u$s 100 millones en ese período, la suba más importante en casi siete años.

“Desde el comienzo del año hemos visto un aumento de los depósitos de no residentes que no se condice con la tendencia que habíamos visto en los últimos años”, dijo un analista bancario que prefirió no ser nombrado. Para los uruguayos, la llegada de dinero argentino a los bancos no es precisamente una buena noticia. De hecho, el año pasado el Gobierno de ese país puso en práctica un impuesto a la renta financiera de los no residentes que pretendía desalentar el desembarco de ahorros argentinos en las arcas charrúas. Para el país vecino es fundamental protegerse de Argentina cuando se desata una crisis financiera. Los uruguayos aprendieron esta lección en 2001, cuando la debacle económica local les hizo perder el 40% de sus depósitos.

Sin embargo, la tendencia es innegable. De hecho, las colocaciones de extranjeros ya crecen más que las de los propios residentes: mientras las primeras aumentaron 23% en el año, las segundas avanzaron 14%. Además, puede que esta situación se acentúe en los próximos meses, y por eso algunas de las principales entidades financieras han aumentado la dotación de personal en sus filiales charrúas.

En este contexto, el director regional de Ernst & Young Real Estate Group de América Latina, Miguel Pato, dijo a un diario uruguayo que la estatización de las AFJP en el mercado local generará un impacto “muy fuerte y negativo” y desalentará a los argentinos que evaluaban la repatriación de sus dólares depositados en el exterior y a las familias que todavía tenían confianza en el sistema.

Por Clara Agusto

Temas en esta nota

    Cargando...