Crisis, finanzas y comercio, temas claves de la cumbre del Mercosur

Ayer comenzó la reunión del bloque sudamericano en Brasilia. La meta es coordinar acciones para aliviar el impacto de la crisis en la región. Por el momento, el factor que genera mayor fricción, sobre todo entre Argentina y Brasil, son las políticas comerciales.

28deOctubrede2008a las17:12

La reunión extraordinaria del Mercosur dio inicio ayer en la capital brasileña, con el objetivo de analizar y tratar de mitigar los efectos de la crisis financiera internacional en el bloque. El encuentro se realiza en el Palacio de Itamaraty, sede de la Cancillería brasileña en Brasilia.

La cita comenzó con una reunión informal de los ministros de Relaciones Exteriores y de Economía, además de los presidentes de los bancos centrales de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, a quienes se sumaron sus pares de Venezuela, que se encuentra en proceso de incorporación al Mercosur como integrante pleno. La reunión será ampliada más tarde a los representantes de los países asociados al bloque: Ecuador, Perú, Colombia, Chile y Bolivia.

La intención es promover un debate sobre los aspectos de la crisis en cada país y analizar posibles medidas para atenuar sus efectos en la región. La convocatoria fue hecha a pedido de Argentina por el Presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, quien ejerce actualmente la presidencia rotativa del bloque comercial.

El miércoles pasado, el Canciller brasileño Celso Amorim dijo que el encuentro permitirá "acordar un mecanismo para respuestas, si no coordinadas, por lo menos con transparencia para que no haya sorpresas". Brasil quiere además evitar que la crisis mundial de lugar a una ola proteccionista en los países sudamericanos, lo que según Amorim sería un camino equivocado de responder a los desafíos de la situación actual. "Todo el mundo sabe que la crisis de 1929 fue provocada por el proteccionismo. Cada uno se fue defendiendo, transfiriendo el problema para el otro. Al final, todos sufrieron. Nosotros podemos defendernos de una manera creativa y mirando para adelante", destacó.

Primer round

Un comunicado divulgado al final del encuentro realizado en el Palacio de Itamaraty, pone de manifiesto el consenso entre los países del bloque sobre la necesidad de una "reforma profunda de la arquitectura financiera internacional". Según el documento, es necesario establecer en el ámbito global "instrumentos que permitan respuestas concretas, inmediatas y más adecuadas" a la coyuntura global.

No obstante, los gobiernos del Mercosur estuvieron de acuerdo en que la región "está más preparada que otras partes del mundo para enfrentar los desafíos que impone la crisis".

Durante el encuentro, Amorim dijo que la respuesta de la región a los problemas económicos globales debe ser "más integración". "Ante la crisis debemos responder con más comercio, menos subsidios, menos distorsiones. Las dificultades no se solucionan con proteccionismo, menos aún dentro del Mercosur", aseguró Amorim.

En el mismo sentido se expresó su par chileno, Alejandro Foxley: "No podemos volver a la protección que existía en los años 60. Tenemos que usar el intercambio entre los países de la región para garantizar el crecimiento y el empleo".

Éste parece ser el punto de mayor divergencia dentro del Mercosur. Argentina decidió imponer restricciones para proteger su industria de la posible invasión de productos brasileños tras la devaluación del real como consecuencia de la crisis mundial. Brasil ha calificado de "proteccionista" esta medida, que afecta a sus ventas de textiles y calzados.

Así, la posición brasileña establece una divergencia con la de Argentina, su principal socio en el Mercosur, que pretende elevar el Arancel Externa Común (AEC) del bloque para defender a las industrias frente a la presión competitiva de productos que llegan desde otros continentes. El Canciller argentino, Jorge Taiana,

Temas en esta nota

    Cargando...