De Angeli se suma al reclamo

Opositores y empleados de AFJP le pidieron ayuda para resistir la estatización.

29deOctubrede2008a las07:45

"Alfredo, necesitamos tu ayuda." El pedido surgió, casi a coro, del racimo de mujeres -jóvenes en su mayoría- que se agolpaban en torno a su figura de Alfredo de Angeli. "Está bien, pero hay que organizarse", les respondió él, mientras tomaba una bandera argentina y le estampaba su nombre con una lapicera.

Ayer, en el anexo del Congreso y gracias a la gestión de diputados opositores, el líder de los chacareros y afiliados y empleados de las AFJP dieron los primeros pasos para unir fuerzas contra lo que denominaron "el saqueo del Gobierno" a las jubilaciones.

Reunidos un par de horas antes de que el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y el director de la Anses, Amado Boudou, defendieran el proyecto de estatización del sistema provisional en la Cámara baja, dos decenas de angustiados ahorristas y miembros de las entidades de jubilación privada obtuvieron el respaldo de De Angeli, escucharon sus consejos, acordaron actividades en común y le arrancaron al entrerriano el compromiso de ayudarlos con el know how de la protesta para torcerle el brazo al Gobierno. Al caer la tarde, De Angeli volvió a darse un baño de popularidad, y, aun sin hablar, fue la figura de la multitudinaria marcha alrededor del Congreso, en la que unas 4000 personas protestaron contra el proyecto oficial.

Cerca de las 13, e invitado por diputados de la oposición, De Angeli llegó al anexo de la Cámara baja. De saco azul y camisa blanca sin corbata, el titular de la Federación Agraria de Entre Ríos llegó acompañado de sus asesores de siempre y un grupo de jóvenes autoconvocados. Lo esperaban Fernanda Reyes y Juan Carlos Morán (Coalición Cívica); Esteban Bullrich y Luis Galvalisi (Pro), y Miguel Giubergia y Rubén Lanceta (UCR), entre otros diputados opositores.

De inmediato, De Angeli usó toda la experiencia acumulada en los cortes de rutas del país para arengar a sus atribulados interlocutores.

"Ustedes van a ser los voceros de todo esto, yo vengo como un ciudadano más, para que no me saqueen -comenzó el entrerriano-. Tienen que unirse, y no dejar ni una fisura; este gobierno hace de una fisura una pared."

"Escuchen a Alfredo, que nos enseñó cómo hacer una asamblea por televisión", apoyó Germán Patt, un autoconvocado de Azul. "Al igual que ustedes, somos independientes, y nos quieren dejar fuera del sistema. Es momento de ponernos de acuerdo", dijo un empleado de traje gris y lentes.

Los opositores aprovecharon para decir lo suyo. "Es difícil confiar en el Gobierno cuando el dinero público aparece en un baño o en una valija", protestó Morán. "Quieren caja para seguir un año más", agregó Galvalisi, antes de que hombres de campo y afiliados a las AFJP pactaran la participación de De Angeli en la marcha que se concretaría horas después.

"Los dos sectores luchamos contra un atropello, porque el Gobierno no quiere consensuar: desconoció a las entidades del campo y a 9 millones de argentinos que quisieron quedarse en el sistema de capitalización", dijo De Angeli a LA NACION.

A las 19.05 llegó a Rivadavia y Riobamba, sonriente y relajado. Entre aplausos, se abrió paso en la multitud. Se encontró con Juan Carlos Blumberg, con quien intercambió un saludo frío; caminó varios metros con la diputada Patricia Bullrich (Coalición Cívica) y escuchó el "Alfredo, Alfredo" que tanto le gusta. Una multitud, con cacerolas en mano cantó el himno, pero se quedó con ganas de escucharlo, aunque lo siguió hasta que tomó un taxi, ya en la plaza del Congreso.

Había cumplido su objetivo: los afiliados y empleados autoconvocados, encabezados por Marina Carabajal, confirmaron que harán una manifestación el martes próximo y que verán uno por uno a los diputados oficialistas para intentar que cambien su voto. La misma táctica que usó el hombre de Gualeguaychú, que otr

Temas en esta nota

    Cargando...