Las naftas y el gasoil se acercan a los valores de la región

En julio eran un 45% más bajas que en Brasil, pero ahora la diferencia se achicó a un 25%. El encarecimiento local es por la suba del dólar y porque no baja el precio del crudo en el país.

Por
29deOctubrede2008a las13:44

La mezcla de control de precios, caída de los comodities y la devaluación del peso están logrando lo que no pudieron concretar durante años las empresas petroleras: acercar los valores locales de las naftas y el gasoil a los precios regionales.

En la Argentina, la nafta premium ronda los $ 3,20 el litro, la súper $ 2,70 y el gasoil los $ 2. Esos valores registran subas de hasta un 30% en el año y se acercan a los regionales.

Los precios de Brasil, Chile y Uruguay están todavía entre un 15% y un 25% por encima de las estaciones de servicio locales. Aunque la diferencia aun es considerable, resulta sensiblemente menor que el 45% que separaba los valores locales de los brasileños en julio.

Sucede que los países vecinos –a pesar de sus devaluaciones– comenzaron a disponer bajas en los surtidores por el menor precio del petróleo.

Petrobras todavía no ajustó los precios tras la devaluación en Brasil, aunque estaría por hacerlo. Mientras que Chile tiene un mecanismo distinto: la estatal Enap sigue semana a semana la paridad de importación y tiene un fondo de compensación para amortiguar las variaciones. En el marco de la crisis internacional y los pronósticos de recesión de las principales economías del mundo, el petróleo cayó de los u$s 140 a mediados de año hasta los u$s 62,73 de ayer; un 55%. Esa tendencia llevó a la baja a los valores en surtidores de casi todo el mundo. Pero no se repitió en la Argentina, donde los combustibles siguen subiendo.

Debido a la resolución 394, surgida de la Secretaría de Energía, al mando de Daniel Cameron, pero con la inspiración de Guillermo Moreno, se estableció un fuerte control de precios a la exportación de crudo, con correlato en el mercado interno. Así, en el país el petróleo más caro se vende a u$s 47 el barril, por lo que todavía está lejos del internacional.

Además, la pausada devaluación del peso contra el dólar (10% desde agosto), aumentó la presión sobre los surtidores locales, debido a que las petroleras (Esso, Shell, YPF y Petrobras) compran el crudo (65% de sus costos totales) en términos dolarizados.

“No disfrutaremos de la baja de los precios internacionales del petróleo y sus derivados, pero nos afectará el fortalecimiento del dólar contra el peso argentino, por cuanto compramos crudo en dólares y vendemos productos en el mercado local en pesos”, explican en una de las compañías. “El costo de nuestra materia prima aumentó 10%, y todo ello se debe trasladar al precio de todos los productos que obtenemos en la refinería”, completaron.

PABLO FERNÁNDEZ BLANCO.

Temas en esta nota

    Cargando...