Mientras las grandes empresas lácteas anunciaron demoras en los pagos, las Pymes no definieron aún el valor de la leche

Tanto La Serenísima como Sancor anunciaron hoy que habrá una demora en la liquidación correspondiente al mes de octubre. Mientras tanto las Pynmes lácteas anunciaron que esperaran diez días para definir el valor que pagarán durante el mes en curso. Aguardan los resultados de la negocación entre Guillermo Moreno y los supermecadistas a quien les pretende colocar el excende de estas industrias.

Por
29deOctubrede2008a las13:46

Tras el acuerdo que firmaron a mediados de mes parte de la industria láctea con algunos representantes de productores mediante el cual se comprometían a abonar $1,00/litro de leche, hoy tanto La Serenísima S.A., como Sancor, comunicaron que habrá una demora en la liquidación correspondiente al mes de octubre.

“A esto se le suma la incertidumbre que reina entre los empresarios Pymes que no saben cuál es el valor a pagar durante el mes en curso. No quieren decir mucho y esperan las negociaciones entre el gobierno y supermercadistas para que compren el excedente y ahí definir el valor”, comentó hoy a Infocampo Emiliano Amondaráin, presidente de la Unión General de Tamberos (UGT).

En el mismo sentido, desde la Mesa de Productores de Santa Fe el vicepresidente de la entidad Ricardo Garnero, confirmó que las Pymes de la provincia pidieron al menos 10 días para liquidar los valores correspondientes a octubre.

“Están en plena negociación con la Secretaría de Comercio Interior, para ver si pueden sumarse al acuerdo”, indicó Garnero.

En este escenario y con un stock remanente de 40 mil toneladas de leche en polvo y otro tanto de quesos, las industrias tanto pequeñas como las líderes del mercado, esperan definiciones de parte del Secretario de Comercio Guillermo Moreno, que prometió “apretar” a los supermercados para que adquieran el excedente que le quedó a las usinas por un valor cercano a los U$S 100 millones.

Quédense tranquilos que voy a apretar a los supermercadistas para que les compren el queso que tienen de sobre stock”, dijo Moreno a los empresarios en una charla que tuvo un tono ameno y cordial.

Si bien la propuesta fue bien recibida por algunos de los participantes del encuentro, otros creen que intentar torcerle el brazo a los grandes supermercados es una tarea virtualmente imposible, dado que –más tarde o más temprano– éstos logran imponer casi siempre sus condiciones a los proveedores.

Además, en la actualidad las cadenas de supermercados están pagando unos 8,0 $/kilo el queso cremoso de segunda marca (que luego se vende en góndola de 15,0 a 17,0 $/kg). Para vender a ese precio mayorista, el poder de compra de una industria láctea no puede superar en ningún caso 0,70 $/litro.

Por otra parte, para solucionar el problema del sobrestock de leche en polvo, Moreno propuso otra solución poco ortodoxa: hablar con gente de la Cancillería argentina para que coordine la colocación del producto en diferentes mercados externos.

Temas en esta nota

    Cargando...