Trigueros denuncian que el Gobierno les impidió ganar u$s 1.140 millones

Por las retenciones, la presión sobre el valor interno de la harina y los cierres de las ventas externas, el productor local cobra 40% menos de lo que marca la pizarra de Chicago.

Por
30deOctubrede2008a las07:27

En medio del reclamo por llevar a cero las retenciones, los productores de trigo culpan al Gobierno por haberles impedido ganar más de u$s 1.140 millones en los últimos tres años.

Así lo indicó el secretario de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Javier Jayo Ordoki, quien remarcó que haber transferido esa suma al Gobierno (por la vía de las retenciones, que implican un tributo del 28%), a los exportadores y a los molineros (por los cierres de las ventas externas y los controles de precios) cayó su capacidad de inversión, por lo que este año sembrarán 30% menos de hectáreas con el cereal. Además, por los altos costos de los fertilizantes y agroquímicos, aplicarán menos tecnología y la caída de la producción será mayor, del orden del 50% respecto a la campaña pasada.

A las políticas oficiales de trabas y subsidios que rigen desde mayo de 2006, este año se sumó una severa sequía que retrasó la siembra de trigo en algunas regiones y la impidió totalmente en otras. Pero según calculó CRA, el conjunto de las medidas oficiales provocó que en los últimos tres años el productor argentino llegara a cobrar hasta 48% menos de lo que marca la pizarra de Chicago.

De acuerdo a los valores pagados ayer en Rosario, el descuento era del 40%. Los exportadores desembolsaron $ 430 la tonelada, mientras que la molinería llegó a pagar $ 469, apenas unos pesos por encima de su capacidad de pago (FAS teórico), indicador que diariamente publica la Secretaría de Agricultura.

Muy lejos del cielo

El horizonte para el productor, según están jugadas las cartas para la campaña, podría empeorar durante 2009.

Con una producción total cercana a las 10 millones de toneladas y un consumo de 7 millones estipulados por la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM), las exportaciones seguirán restringidas bajo la firme mirada de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca), que fiscaliza las existencias y libera permisos de exportación (conocidos como ROE Verde) a medida que los productores declaran sus granos.

Según Jayo Ordoki, mientras que el etapa previa al establecimiento de los controles se exportaba el 75% del trigo del país, el próximo año podría exportarse tan sólo el 30%.

En este contexto, enojó a las entidades rurales el anuncio de un seminario internacional sobre trigo que se desarrolla hoy en la Ciudad de Buenos Aires, organizado por la Oncca y FAIM. El hecho inspiró un duro comunicado de CRA, denunciando la transferencia de ganancias al Gobierno, la molinería y la exportación.

El titular de la asociación de molineros, Alberto España, dijo a El Cronista que los reclamos de los productores se desprenden de “un error de percepción”. El productor “tendría que bregar por que la molinería consumiera más trigo”, dijo, porque la industria paga más que la exportación y asegura demanda todo el año.

Pero para los productores el porcentaje de exportación marca la cancha porque deja filtrar los precios internacionales. Cuando en febrero el trigo tocó picos históricos, por encima de los $ 400 la tonelada, el agricultor no pudo aprovechar la suba porque el mercado de exportación estaba cerrado. Ayer el cereal cerró a u$s 206 por tonelada en Chicago.

Por Julieta Camandone.

Temas en esta nota

    Cargando...