Monsanto va tras un semillero de soja

Negocia asumir el control total de Seminium-La Tijereta, donde ya tiene 49%; mantendría ambas marcas.

30deOctubrede2008a las07:19

Monsanto, uno de los mayores grupos de biotecnología agrícola del mundo, está negociando asumir el control completo del semillero local Seminium SA-La Tijereta, tercero en el mercado de soja en la última campaña, y donde la multinacional estadounidense ya tiene una participación del 49 por ciento.

Así lo expresaron fuentes del mercado de semilla conocedoras de la negociación entre ambas compañías. "Ya hay un preacuerdo firmado muy avanzado", dijeron a LA NACION. En Monsanto, no obstante, un vocero insistió en que "no hay nada" respecto de la compra del 51 por ciento restante del semillero, que hoy está en poder de los hermanos Lorenzo y Sergio Einaudi, accionistas del grupo Techint.

La Tijereta, la marca comercial de Seminium SA, facturó 39 millones de dólares el año pasado y en soja comercializó unas 450.000 bolsas, posicionándose entre las tres más importantes del mercado.

En maíz, por su parte, tuvo el 6 por ciento del mercado (alrededor de 250.000 bolsas), en tanto que en girasol alcanzó el 7 por ciento (cerca de 80.000 bolsas). Con estos últimos dos cultivos está en el ranking de las cinco empresas principales del sector. Según varias fuentes, hoy La Tijereta vale unos US$ 30 millones, pero el cierre de la operación con Monsanto se haría por poco más de la mitad.

Por su parte, según especialistas del sector, en 2007 Monsanto tuvo alrededor del 45% del mercado de maíz. El 49 por ciento de participación que esta firma ya tiene en La Tijereta viene desde 2001, cuando Seminium se constituyó como sociedad anónima. Para tener una idea del grado de influencia de Monsanto en esta empresa, hoy el grueso de la genética de maíz que aplica proviene de la multinacional.

Objetivo, el maíz
En cambio, en soja La Tijereta tiene un programa propio. Monsanto, por su parte, suspendió su desarrollo de este cultivo en el país a principios de 2004 por la falta de una solución al conflicto por el pago de regalías en soja. Monsanto está esperando una resolución a esta polémica para traer nuevas tecnologías en la oleaginosa; de hecho, pese a haber desactivado su programa, patentó un nuevo gen que le otorga mayor rendimiento.

Llamativamente, pese al tercer puesto en el negocio de soja de La Tijereta, Monsanto estaría buscando terminar de quedarse con esa empresa por su participación en maíz. Así reforzaría su posición en el cultivo. "Están negociando por el mercado de maíz, no tanto por el de soja", confió una fuente.

Pero hay más: con esta adquisición, la multinacional con sede en los Estados Unidos, estaría intentando ampliar su cobertura comercial. La Tijereta tiene 300 distribuidores de sus productos y esto le agrega un atractivo extra como empresa.

"El interés de Monsanto también viene por tener más canales de venta, algo que esa empresa les puede dar", afirmó una fuente que sigue de cerca las negociaciones.

Según trascendió, al tomar el control completo, Monsanto no pondría a esta empresa bajo la órbita de su casa matriz en los Estados Unidos. La idea sería dejarla que funcione con una cierta independencia y gerenciamiento propio, aprovechando sus canales de venta.

"Esta estrategia es un modelo distinto de los noventa, cuando las fusiones en el sector daban por resultado la desaparición de la otra empresa. Ahora se está apuntando más a dejar actuar, con su propia marca, a la firma que se adquiere", dijo un reconocido empresario de este mercado.

En el sector afirman que las nuevas fusiones o compras que van a venir con otras compañías seguirán esta característica.

Con todo, la noticia de la negociación que está llevando adelante Monsanto se conoce en momentos en que otra multinacional, Syngenta, con sede en Suiza, estaría a punto de quedarse con SPS, la cuarta empresa semille

Temas en esta nota

    Cargando...