Entre el crudo y el Nación, la bolsa salvó el día

Cual Robin Hood que aparece al caer el sol, el Nación compra papeles castigados. El Descuento en pesos cayó 2,75% y ya vale $ 44,75. No hay gran expectativa por la repatriación de las AFJP.

30deOctubrede2008a las07:45

Dicen por ahí que el hombre es un animal de costumbre. Sin embargo, bajo el imperio de una profunda volatilidad, es probable que el diminuto mercado doméstico de acciones también lo sea.

Cada día, cuando cae el sol (aunque ellos no lo vean el sol, como los precios, siempre cae) los portfolio managers que tienen su base en el Banco Nación, entran changuito de supermercado en mano a la bolsa local a comprar acciones. Nadie sabe bien a cuenta de quién se realizan las operaciones ni a quién pertenece el dinero utilizado.

Pero, aburridos como están, en la plaza bursátil les gusta jugar con la idea de que Néstor y Cristina quieren, como Roberto Carlos, tener un millón de acciones de todas las compañías posibles y sentarse en las mesas de directorio de todas las empresas.

La entrada triunfal del Banco Nación es ya un ritual que ha ido tomando forma y que, hoy, esperan con símil entusiasmo algo irracional y nada exuberante los traders (los que quedaron) de la city.

A ellos en cambio les preocupa, claro está, que los precios no se mantengan por sí solos. Pero les molesta aún más que, en muchos casos, la compra de acciones se haga sólo a nivel local. Esto les trae dolor de cabeza –y taquicardia– a aquellos que quieren seguir operando hoy, ya que el precio de referencia no será el de la plaza local sino el de Wall Street de ayer.

Vos sí, vos no

En el Nación no compran acciones a granel. Utilizan un guante mágico, de ésos que ya utilizaron en otro momento para sumergirse en la sangría de los bonos. En rigor, casi como si se tratara de un Robin Hood algo devaluado y con ínfulas neokeynesianas de estrellato, eligen las acciones más castigadas. Ayer, por caso, se decidieron por los bancos locales, que son los grandes perdedores del momento, y que a poco de cerrar la jornada, ayer acusaban pérdidas de hasta 15% en sus precios. Cuando faltaba 1 hora para cerrar y el Merval hacía agua en los 887 puntos, el guante mágico de la entidad financiera compró, al menos, 500.000 papeles de Banco Macro (caía 15% y cerró con una baja de casi 9%) y otros tantos de Banco Francés y Galicia que cerraron con ganancias de 1,58% y 0,78%, respectivamente. Esto tuvo un efecto balsámico. El índice Merval recibió de buen agrado la cirugía y clausuró los negocios con una suba del 2,61%, en los 918 puntos, desacoplándose del retroceso del Dow por 0,82%.

Claro que el día había tenido otros argumentos. Por un lado, la sustancial suba del precio del petróleo de 7,6% hasta los u$s 67,50 por barril le dio combustible a las acciones de mayor ponderación local como Tenaris y Petrobrás Brasil.

“Si bien la operatoria no fue sostenida, la plaza de Tenaris concentró las miradas de los inversores”, dijo Leandro Verrier, portfolio manager de Bull Market Brokers.

Por otro, la decisión de la Reserva Federal (Fed) de recortar la tasa de interés de referencia en 50 puntos básicos hasta 1% anual, desencadenó una toma de ganancia global que, en parte, se hizo eco en la bolsa local.

Para la renta fija el escenario no distó demasiado de lo ya explicitado. En el Mercado Abierto Electrónico (MAE) el bono Discount en pesos retrocedió 2,75% y ya vale $ 44,75 mientras que uno en dólares como el Boden 2013 perdió 3,10%. El más perjudicado fue el Bocon PR12 que cayó más del 12% y uno de los pocos que recibió un impulso fue el Bonar 5 que arrojó una suba de 3,66%.

Hoy cuando den las 11

Hoy habrá nuevas razones para seguir con lupa los negocios en la bolsa. Según una resolución de la Superintendencia de AFJP, las administradoras tendrán 72 horas “para la reasignación de los ahorros previsionales” que se encontraba

Temas en esta nota

    Cargando...