Comenzó noviembre y se lanzó la carrera de la soja

La soja convertida en la gran vedette de la temporada agrícola 2008-2009 hizo su entrada triunfal a los campos argentinos con las primeras grandes superficies sembradas con menos tecnología de punta, escasa rotación y la esperanza de salvar números esquivos a través de los surcos de 18.2 millones de hectáreas que se estiman producir.

Por
03deNoviembrede2008a las07:28

Los principales analistas indican que se trata de un año donde la recesión golpea las puertas con despidos, reducción de horas extras, cambio en los sistemas de comercialización y éxodo de fuentes de empleo agropecuarias. Sin embargo, otros sostienen que se trata de una etapa en la que sólo no habrá crecimiento.

El agro argentino sabe de vaivenes y está decidido a mantener las parcelas cultivables en marcha aún sin rentabilidad o en el caso de los campos arrendados, con números negativos.

En 2008 se cosecharon entre trigo, soja, maíz y girasol, los principales commodities agrícolas con sus complejos, alrededor de 89 millones de toneladas, un 40 por ciento más que a principios del nuevo milenio.

Lamentablemente un año de cambio de reglas de juego, con la polémica Resolución 125, y de sequía, tampoco permite repetir esos récords. Se aguarda una cosecha de trigo que ya comenzó con rindes muy malos que podría estar en 11 millones de toneladas, con un saldo exportable de 5 millones de toneladas y el resto para el consumo interno. Mientras que el volumen de maíz (Argentina es el segundo exportador mundial de este grano forrajero) que habrá en existencia a partir de marzo todavía es un interrogante.

EL DEBATE. Se sabe que el girasol atraviesa una de sus peores épocas, mientras que el sorgo demandado también como forrajero todavía no logra abrirse camino. Por lo tanto, la campaña agrícola 2008-2009 será la de un mar de soja en el horizonte, cultivo que es más resistente que otros a las adversidades climáticas. Según la Bolsa de Cereales ya se implantaron más de 2.5 millones de hectáreas, el 13 por ciento de la superficie prevista.
El nuevo boom de la soja que es el tema que ocupará los próximos meses la mayor parte de los análisis. Se sucederán múltiples especulaciones sobre los rindes en las zonas denominadas “extra-pampeanas” o “marginales”, como las de la Cuenca del Salado o en el Chaco ¿Qué cantidad de grano darán esas zonas si además se aplica poco o nada de fertilizantes y en tecnología de punta en general?

La soja será un debate interesante ya que se trata de la fuente de ingresos fiscales provenientes por sí solas del 20 por ciento de las exportaciones argentinas.
Una señal de que el productor coloca sus recursos para mantener con vida los surcos la señaló el vicepresidente de Grupo Mega Red Inmobiliaria, Daniel Pulvirenti, quien consideró que “desde el agro, las inversiones inmobiliarias se encuentran en un compás de espera, a pesar de los productores saben que el ladrillo es la mejor inversión porque no es un bien perecedero”.

“Históricamente, el producto de los activos provenientes del agro se volcaron al rubro inmobiliario en las ciudades de grandes concentraciones, cabeceras de las zonas rurales, como Capital Federal, Córdoba o Rosario, entre otros. Pero este año, las consultas han sido vagas y escasas”, explicó el empresario.

Esta semana, China salió a demandar la soja que se cosecha en Estados Unidos, pero la turbulencia financiera hizo bajar los precios en un panorama de mayor inmediatez. Ya no hay tantos excedentes ni grandes stocks y un precio de la soja a 350 dólares parece suficiente para los mercados referenciales y para el futuro de Argentina.

Temas en esta nota

    Cargando...