La dolarización es récord: u$s 4.000 millones en octubre

Es un máximo en la era K. La política del Central ahora es contractiva y promueve una suba de tasas cuando la economía se desacelera. Lo que supo ser un círculo virtuoso hoy es un círculo vicioso.

Por
05deNoviembrede2008a las07:40

El “método Moreno” que instauró el Gobierno para controlar el tipo de cambio tendrá corta vida si no cambian las expectativas. Mientras que siga la desconfianza con las políticas oficiales, la demanda de billetes verdes por parte del público no bajará. En ese escenario, el Banco Central juega un partido sin demasiadas chances de salir 100% victorioso. Martín Redrado vende los dólares que requiere el mercado –con lo cual retira pesos– para que no se dispare el tipo de cambio. Pero esto provoca una plaza menos líquida, ya que la gente saca del circuito esos dólares. El corolario es un aumento de las tasas de interés (como la Badlar, o sea la que se paga por depósitos mayores a $ 1 millón, que está en 22%), precisamente en un escenario de desaceleración económica. El circulo virtuoso de años atrás se convirtió en vicioso y la política del BCRA (que no le queda otra) es contractiva en el momento menos indicado.

Según M&S Consultores, la venta de dólares por parte del BCRA habría llegado a u$s 3.000 millones en octubre. Como la oferta de dólares del comercio exterior ronda u$s 1.200 millones, la dolarización de portafolios se está llevando más de u$s 4.000 millones en apenas un mes (dólares del Central + exportadores), mayor a lo que se vio durante el conflicto con el campo. ¿Qué consecuencias provoca que cada billete se lo lleve el público? “Hace siete meses que el BCRA casi no inyecta pesos en la calle y en los bancos y ahora vende dólares. La cantidad de dinero transaccional, que hasta hace poco tiempo crecía en torno a 30% anual, ahora apenas lo hace al 11%. La política monetaria pasó de golpe e involuntariamente a ser contractiva. La venta de dólares del BCRA es recesiva”, dice M&S.

Para Rodrigo Álvarez, economista de Ecolatina, “el Central tiene que convalidar esto para que no se le escape el tipo de cambio”. “No tiene otra alternativa, si no hace nada sube el dólar y la gente saca los depósitos de los bancos. El Central tiene pocas herramientas para actuar. Creo que es un síntoma de un problema más profundo que es la falta de confianza con las políticas del país”, dice. Y agrega que el Central la seguirá teniendo complicada en esta carrera de soltar los dólares: este año, con un saldo comercial de u$s 12.000 millones, Redrado perdió reservas. Y para 2009, estima Ecolatina, el superávit comercial caerá a la mitad. Ergo, con menos dólares ingresando por esta vía (y cero de capitales financieros) y manteniendo la dolarización de carteras a niveles elevados, Redrado tendrá dos opciones: o seguir utilizando reservas para saciar la demanda o dejar que se escape el tipo de cambio. Ninguna alternativa es grata.

David Mermelstein, de Econviews, agrega que la política fiscal y monetaria expansiva del pasado condiciona el margen de acción. “Las monedas de la región se apreciaban pero el peso no, y Argentina tiene una inflación alta. Por eso tiene que convalidar la tendencia y elegir qué costo asumir”. “Si logran bajar el dólar, podría haber atractivo en las colocaciones en pesos a tasas ahora más altas. Pero las señales políticas tienen que ser claras”.

Por Leandro Gabin.

Temas en esta nota

    Cargando...