Intelectuales plantearon que la llegada de un negro a la presidencia de EE.UU implica un giro conmovedor

Consultados por lanacion.com reflexionaron sobre una elección que pone bajo la lupa la historia social y política norteamericana.

Por
05deNoviembrede2008a las16:01

La elección de Barack Obama como presidente plantea muchos interrogantes sobre el futuro de los Estados Unidos. Pero no existen dudas de que también interpela de forma directa a su historia social y política.

Intelectuales consultados por lanacion.com reflexionaron sobre cuáles son las implicancias y desafíos que el triunfo del senador por Illinois instala en un país como el suyo.

Para el filosofo Santiago Kovadloff, la victoria demuestra la eficiencia del sistema político norteamericano. "Lo que tenemos que celebrar es algo que la Argentina necesita: la existencia de partidos capaces de tramitar los conflictos, posibilidades, expectativas y cambios que requiere la subsistencia del sistema democrático" sostuvo y explicó: "Todavía no contamos con partidos lo suficientemente estructurados en dos alternativas claras que permitan enfrentar estos problemas".

En tanto, Ricardo Forster, filósofo y profesor de Historia de las Ideas de la UBA, opinó que "la vida de Obama es la realización del sueño americano y su candidatura fue el catalizador de una situación política y económica que venía desplegándose en los últimos años".

"Además, el desafío es mayor debido al momento en el que fue elegido. Creo que podemos estar ante el inicio de un época más intensa e interesante", agregó.

Por su parte, el historiador José Ignacio García Hamilton dijo a este medio que el giro no deja de emocionarlo.

"Después de una situación de esclavitud que derivó en discriminación legal, es conmovedor ver tantos cambios a lo largo de una misma generación". Para ilustrarlo, recurrió al ejemplo de un fallo de mediados de la década del 50 que garantizaba a los estudiantes negros el acceso a la escuela de Little Rock, Arkansas. Los pobladores y el mismo gobernador se opusieron, lo que provocó la intervención de tropas federales para garantizar su cumplimiento.

"Esta situación comenzó bajo el gobierno de Eisenhower y se prolongó con Kennedy en la década del 60". El número trajo a la memoria del especialista otras reediciones de la funesta doctrina del "separados pero iguales": "Durante esos años mataron a Malcom X, a Martin Luther King...". La enumeración lo dejó pensativo.

"Hubo un cambio total de espíritu... a mí es algo que me conmueve", afirmó después de un prolongado silencio.

El premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel hizo hincapié en una distinción. "Obama llega al gobierno pero no al poder, eso está por verse". En este sentido, no ocultó los deseos de que con su llegada se inicie una nueva etapa: "Espero que venga un verdadero cambio de paradigma en materia de derechos humanos y política internacional. Su triunfo indica cambios importantes en la mentalidad del pueblo norteamericano, aunque es una reacción un poco tardía".

Poco antes de las elecciones, Pérez Esquivel se encontraba en Estados Unidos y le escribió a Obama, pero no tuvo respuesta. "Le mandé una carta en la que le señalé las necesidades y desafíos que su país enfrenta. Ahora me gustaría comunicarme con él para felicitarlo", dijo.

Por Virginia Lauricella.

Temas en esta nota

    Cargando...