El dólar vuelve a escaparse en Brasil: subió 4% a 2,21 reales

El Bovespa cayó 3,7% pero estuvo más de 6% abajo durante la rueda. Fitch dijo que planea bajarle la nota a varias empresas brasileñas por el menor crecimiento en 2009.

Por
07deNoviembrede2008a las12:09

En el juego de las similitudes y diferencias entre Argentina y Brasil, el mercado de paulista tiene –quizás– una sola coincidencia. Que tanto el Bovespa como el Merval caen en el año en forma pareja: 43% para los de Lula Da Silva y 47% para los de Kirchner, haciendo la salvedad que ayer no operó Buenos Aires pero sí San Pablo. Después de un 2007 descollante tanto para las acciones como para los bonos brasileños, la plaza carioca se desinfló y parece no poder reacomodarse. Ayer el Bovespa perdió 3,6% si bien estuvo más del 6% abajo durante la rueda.

Los especialistas no hablan de “riesgo Brasil” como sí se hace en el caso local, sino más bien del famoso acople de las economías emergentes al desastre del Primer Mundo. Para peor, las calificaciones de las aerolíneas brasileñas, así como las de empresas de los sectores de la construcción y minorista, serían rebajadas en el 2009 a causa de la desaceleración económica y la contracción crediticia, según la agencia Fitch Ratings. “En el futuro, los desafíos para las empresas de Brasil son numerosos”, dijo la agencia en un comunicado, en el que previó que el crecimiento económico brasileño se desacelerará a menos del 3% el año próximo, desde el 5% que alcanzaría en el 2008.

La salida de capitales está impactando no sólo en la plaza accionario sino en la cambiaria. De hecho, ayer el real brasileño se depreció hoy el 4,17% frente al dólar, y cerró casi 2,21 reales para la venta. En lo que va del año, el real es la divisa que tiene la segunda peor performance después del peso chileno al caer 20%. Si bien el Banco Central –comandado por Henrique Meirelles– está inyectando dólares para abastecer el mercado, la depreciación del real no desaparece. “El Banco Central realizó subastas de dólares, pero creo que es golpear en hierro frío”, dijo Joao Madeiros, director de cambio de Pioneer a Reuters. La autoridad monetaria colocó u$s 40.000 millones en la plaza con sus intervenciones, pero indicó que sólo perdió u$s 5.100 millones de las reservas internacionales. El banco vendió principalmente swaps cambiarios, que no afectan las reservas que alcanzan más de u$s 200.000 millones.

Hedge funds a la brasileña

Parte de esta historia cuenta que los fondos de cobertura brasileños registraron retiros históricos de 14.300 millones de reales (u$s 6.700 millones) el mes pasado cuando su rendimiento fue inferior al de la referencia de la renta fija (conocido como CDI) aunque evitaron el hundimiento de 25% sufrido por el Bovespa. Los rescates llevaron la cifra total de retiros este año a 48.900 millones de reales, reduciendo 16% el sector. “Los clientes brasileños están acostumbrados a obtener altos rendimientos, así que se decepcionan fácilmente”, dijo a Bloomberg Jacopo Valentino, jefe de acciones de BNP Paribas Asset Management en San Pablo. “Con la crisis global, los fondos de cobertura se han vuelto totalmente conservadores en este momento”, agregó. El CDI, la tasa brasileña de préstamos interbancarios, es de 13,5%, y los bancos del país están ofreciendo certificados de depósito que pagan 14,2% anual, según datos compilados por Bloomberg. Solo 78 de los 3.715 fondos de cobertura brasileños seguidos por Bloomberg tuvieron un mejor rendimiento que el CDI este año. Ninguna de las cuatro clases de fondos de cobertura brasileños cayó más que el promedio de 8,6% en octubre, mientras que el grupo de mejor desempeño avanzó 0,8%.

Temas en esta nota

    Cargando...