El plan chino hizo subir las commodities

Los precios de granos y subproductos reaccionaron y alientan la expectativa de una recuperación de las cotizaciones.

11deNoviembrede2008a las07:13

Una noticia llegada de Oriente dio vida a los alicaídos precios de las commodities agrícolas: el anuncio del plan chino para inyectar US$ 600.000 millones en su economía hizo subir las cotizaciones. En el mercado local, la tonelada de soja saltó de $ 750 a 770, aunque los productores argentinos se siguen resistiendo a vender y sólo se comercializaron escasas 10.000 toneladas.

Es que la noticia alienta la expectativa de productores y exportadores de una fuerte recuperación de los valores internacionales de los granos y sus subproductos, que en los últimos cuatro meses cayeron entre el 40 y el 45%. De hecho, a la espera de esa recuperación, el campo retiene unas 14 millones de toneladas de granos, lo que para esta época del año es el mayor remanente en más de una década.

"Hace más de 10 días el precio de las commodities dejó de caer, al tiempo que reapareció la demanda china, lo que le colocó un piso. Ahora, lo previsible es que, sin ser totalmente lineal, veamos una tendencia a la recuperación en forma de serrucho o escalera de los valores este año y el próximo", dijo Jorge Castro, presidente del Instituto de Estudios Estratégicos (IEE).

En la Bolsa de Chicago, las cotizaciones también acusaron el impacto de la buena noticia. La soja se cotizó ayer a US$ 345,39, casi US$ 10 más que el viernes; la tonelada de maíz, en tanto, cerró en 151,98, más de cuatro por encima del mejor precio del viernes. "Con este nuevo esquema de precios, con un ajuste importante en el costo de los fletes y con un dólar no tan fortalecido, los chinos van a seguir con el mismo nivel de consumo, lo que puede extrapolarse a la India y su importante demanda de aceites. Este panorama plantea una demanda más sana que hace dos meses", afirmó Gustavo López, analista de la consultora Agritrend.

El plan de salvataje chino alcanza los US$ 600.000 millones, el equivalente al 16% del producto bruto interno (PBI) del país. De esa cifra, 145.000 millones son fondos aportados directamente por el gobierno central; el resto corresponde a inversiones de las empresas estatales o bonos cuyo resultado tras la colocación será invertido por las autoridades locales. Se trata del mayor paquete de ayuda financiera lanzado por un país, incluso mayor que la inyección de 700.000 millones prometida por EE.UU. hace un mes, porque hasta ahora sólo se han utilizado 250.000 millones. "El 70 por ciento de este paquete, cuyo objetivo es profundizar la demanda interna, se va a dedicar al sector agrario, donde el gobierno chino está colocando el énfasis", explicó Castro.

En los últimos meses, el Partido Comunista de China lanzó una serie de reformas tendientes a sostener y aumentar la producción mediante el estímulo del crédito en las zonas rurales y la eliminación de las restricciones que regían para el alquiler de tierras cultivables. La caída de los precios de las commodities también venía afectando al sector agropecuario chino. China es el primer importador de soja del mundo, pero también el cuarto productor mundial, detrás de Estados Unidos, Brasil y la Argentina.

"Es un paquete de estímulo doméstico, no es para que la soja suba [de precio] sino para que los productores chinos no se vean perjudicados por la baja de los precios internacionales", afirmó Ricardo Baccarín, vicepresidente de la corredora de granos Panagrícola. En la Bolsa de Dalian, principal mercado chino de granos, el complejo oleaginoso trepó fuertemente ayer (más información en la Página 9).

Peligrosa disminución
"En el corto plazo, esta inyección puede producir una mejora de los precios, pero hace pensar que la economía china venía teniendo una peligrosa disminución. Semejante inyección de capital apunta a una economía que está con algún tipo de problema, cuando al

Temas en esta nota

    Cargando...