La semillera Syngenta compra firma local y busca destronar a Monsanto

La firma suiza, tercera productora mundial de semillas, oficializó ayer la compra de SPS, como anticipó ‘El Cronista’. Espera que el Gobierno agilice la aprobación de eventos transgénicos.

Por
11deNoviembrede2008a las07:17

La compañía suiza Syngenta, la mayor productora mundial de agroquímicos y tercera de semillas, oficializó ayer la compra del 100% de la semillera local SPS, la primera que lleva a cabo en el país, operación anticipada por este diario el 23 de octubre pasado. El monto de la operación no fue revelado.

Antonio Aracre, director regional de la firma para América Latina, dijo ayer, en conferencia de prensa, que la operación es “interesantísima” en tanto le da a Syngenta una participación del 4% en el mercado de semillas de soja local, donde no tenía presencia. La Argentina es el segundo exportador mundial del complejo sojero (granos, aceite y harinas), y el tercer productor, con un 21% de la producción global. Además, la operación aumentará un 3% la participación de la empresa en semillas de maíz, a 21%, y un 7% en girasol, a 13%.

“En cinco años, apuntamos a ser la compañía número uno en semillas en la Argentina”, dijo Aracre. Hoy, ese lugar lo ocupa la estadounidense Monsanto, y la suiza está en segundo puesto.

La crisis financiera global no atenta contra esos planes, según el ejecutivo. “Pocos recuerdan que los precios de los commodities están todavía por encima de 2006. Han caído por la salida de especulaciones oportunistas, pero la historia está intacta: cuando la crisis se normalice, volverán las inversiones, fundadas en la economía real”, en la que la demanda de granos excede la oferta, con China e India creciendo 5% a 10% por año e incorporando proteínas animales (que requieren granos y subproductos), y la competencia de los biocombustibles.

Según el ejecutivo, la empresa presupuestó desembolsar en la Argentina u$s 12 millones el año próximo, u$s 7 millones en investigación y desarrollo, y el resto, en aumentar la capacidad de producción y de almacenamiento refrigerado de sus plantas de Santa Isabel y Venado Tuerto, Santa Fe, porque “se precisa mayor flexibilidad en un mercado que cambia mucho”. Además, no descartó nuevas adquisiciones: “Estamos muy atentos: cuando haya oportunidad, podríamos comprar otra empresa”, señaló.

En 2007, Syngenta facturó u$s 9.200 millones, y presentó más de 300 patentes biotecnológicas. En la Argentina, sus ventas aportaron u$s 275 millones, con 300 empleados, y, según Aracre, serán mayores este año, porque lanzaron maíz tolerante al herbicida glifosato (GA21), al que ya tenían, resistente a insectos lepidópteros (BT11). Por su parte, SPS, con 50 empleados, facturó u$s 15 millones en 2007 y preveía u$s 24 millones para 2008 en marzo pasado.

Pendientes

Aracre dijo estar seguro de que la Argentina no escapará de la recesión, pero espera que, a diferencia de otras veces, esta “se atraviese tranquilamente”, lo que requiere “madurez política”, no sólo del Gobierno, dijo.

La empresa está intentando sentarse con el Ejecutivo para destrabar la aprobación de eventos transgénicos, particularmente del apilado (como se denomina en la jerga los que suman distintas tecnologías) BT11/GA21, que por ahora tiene aprobado sólo Monsanto. “En los últimos dos años estamos de nuevo mirando mucho a Europa”, que se toma más tiempo antes de aprobar eventos transgénicos, lamentó Aracre.

Por Alejandra Groba.

Temas en esta nota

    Cargando...