ACA invierte u$s 5,5 millones para producir más semillas

La asociación de cooperativas apunta a elevar su participación en el hoy alicaído de mercado de maíz, en un año en el que el sector semillero local atrae muchas inversiones.

Por
12deNoviembrede2008a las06:55

En un año en que el sector de producción de semillas local cobró un protagonismo inédito por el interés que despertó en semilleras internacionales y fondos de inversión, la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) hará un desembolso para aumentar su participación en el negocio.

Ayer, ACA anunció que invertirá u$s 5,5 millones para incrementar un 60% su producción de semillas y alcanzar 400.000 bolsas anuales en la bonaerense Pergamino, donde ya tiene un criadero y una planta con una capacidad para 250.000 bolsas de simientes de maíz, girasol y sorgo.

Según Víctor Víctor Accastello, gerente del departamento de Insumos Agropecuarios de ACA, la nueva línea agregará una capacidad de 150.000 bolsas de híbridos e incorporará tecnología de clasificación y curado de semillas y secado de maíz en espigas húmedas, que permitirá obtener “semillas más sanas, más uniformes y con mayor poder germinativo”. Además, incorporará una cosechadora para maíz en espigas, doce silos para materia prima y más capacidad de almacenamiento refrigerado, que le permitirá almacenarlas por más tiempo sin que se deterioren.

“La planta va a comenzar a operar en enero próximo, con lo que podrá recibir los primeros maíces cosechados en febrero”, dijo el ejecutivo, con lo que ACA podrá vender las nuevas semillas para la próxima campaña.

Si bien, producto de las intervenciones oficiales y del increíble aumento de precios que tuvieron antes de la crisis los fertilizantes y agroquímicos, en la actual campaña hay una merma importante en el cultivo de maíz (con una caída del área sembrada de entre 15% y 20%), los que conocen el negocio estiman que la situación se va a recomponer la próxima temporada. Por varias razones, que grosso modo se pueden resumir en que al productor no le queda otra que plantar; que el reemplazo de maíz por la más barata soja no puede ser indefinido, porque si no se rotan los cultivos, los rindes caen, y que la menor producción de esta campaña hará que haya poco stock la que viene, lo que empujará los precios hacia arriba, lo que incentivará el cultivo del cereal.

Según Accastello, “la nueva planta procesará las semillas de mayor tecnología, como los stacks”, o eventos apilados, que suman dos o más características provenientes de modificaciones genéticas (hoy, en el país hay un solo stack aprobado desde hace un año, que apila en la semilla resistencia a insectos y tolerancia a herbicidas, patentado y licenciado por la estadounidense Monsanto).

El grueso de la producción de semillas de ACA se destina al mercado local, a través de las 160 cooperativas asociadas, aunque Uruguay también es un mercado importante. El año pasado, la asociación vendió 270.000 bolsas de híbridos, de las que 75.000 fueron al país vecino. “Aunque va a permitir aumentar las exportaciones, la inversión apunta a ganar participación en el mercado local”, dijo Accastello, según quien hoy, ACA tiene un 8% en semillas de girasol, entre 8% y 10% en sorgo y 3% en maíz.

En el ejercicio anual que cerró en junio, ACA facturó $ 9.270 millones entre todas sus áreas, que incluyen la originación y comercialización de granos y subproductos. De esa cifra, $ 740 millones corresponden a la división de insumos, de la que el departamento de semillas constituye alrededor de un 5% ($ 40 millones), detrás de fertilizantes y agroquímicos. 

Por Alejandra Groba.

Temas en esta nota

    Cargando...