El riesgo de volver a una agricultura defensiva

La incorporación de tecnología y la capacitación de los productores posibilitó a la Argentina pasar de una agricultura defensiva, basada en la administración de los costos, a una ofensiva, donde el objetivo son las altas producciones. El concepto pertenece al presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, Ricardo Forbes, quien, en diálogo con EL DIARIO, consideró ese nuevo paradigma, en la actualidad, “corre riesgo“ por el “temor“ de los productores ante la falta de reglas de juego claras para el sector.

Por
12deNoviembrede2008a las17:04

“Podemos volver a una agricultura defensiva, austera, en donde se vuelva a buscar rentabilidad, no en la mayor producción, sino en tratar de gastar menos. Esto, de concretarse, sería la peor combinación”, advirtió.
Forbes, asimismo, sostuvo que “como Bolsa de Cereales estamos muy preocupados por toda la normativa que restringe las posibilidades argentinas en materia de comercio exterior”.

El mundo, agregó, en seis meses “cambió totalmente”. “Hoy se nos hace cuesta arriba colocar nuestros productos, y si a esto le adicionamos estas restricciones y complicaciones de las normas vigentes, que contaminan el negocio, perdemos aún más competitividad”.

El presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires puntualmente se refirió a la disposición 543 de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) ya que “los plazos que median entre la declaración de venta y el embarque siguen siendo muy exiguos y esa no es la forma en que el mundo compra”. “Si se agregamos la crisis internacional, que va a restar financiación a nuestros compradores, la cosa se puede complicar”, alertó.

Todo parece indicar, según Forbes, que “vamos a tener un área de siembra mayor a la anterior en casi un millón de hectáreas, fundamentalmente por las áreas no sembradas con maíz, sorgo y girasol. La cosecha, si el tiempo acompaña”.
Con relación a las cotizaciones, el directivo recordó que “en su momento pensamos que los 400 dólares de Chicago eran un piso prácticamente imposible de perforar y nos equivocamos. Y todavía hoy los valores están por encima de la media histórica por lo que hay, lamentablemente, un camino para recorrer para abajo”.

Forbes, por último, admitió que si estuviera vigente la resolución 125 “evidentemente habría una tasa (de retenciones) más baja, un par de puntos, pero —remarcó— lo que se cuestionó en su momento fue la forma de calcular un impuesto que anulaba toda posibilidad de operar a futuro”.

Temas en esta nota

    Cargando...