Respuesta de Carbap y CRA a Echegaray

El titular de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y la Pampa (Carbap), Pedro Apaolaza, y el vicepresidente de CRA, Néstor Roulet, salieron ayer al cruce de declaraciones de Ricardo Echegaray, titular de la Oficina Nacional de Control del Comercio Agropecuario (Oncca), que responsabilizó a productores pecuarios de “sabotear“ la producción nacional al impulsar la liquidación de 2.000 vacas lecheras holando. “Decir que enviarán 2.000 vacas lecheras al matadero es un acto irreflexivo y constituye un sabotaje a la producción nacional porque aniquila la base productiva del país“, había expresado el funcionario.

Por
13deNoviembrede2008a las07:09

Echegaray agregó que “la irresponsabilidad demostrada por parte de quienes lideran a las entidades ya produjo consecuencias nefastas para los productores de granos y para toda la cadena comercial agropecuaria”.

La decisión de liquidación de vientres fue tomada por productores bonarenses de Brandsen, según pudo saber la agencia Noticias Argentinas, que el jueves 20 rematarán un número importante de vacas Holando, productoras de leche, debido a que no pueden mantener la actividad láctea.

“Si los productores lecheros obedecen a este tipo de llamados les ocurrirá lo mismo que quienes creyeron que era una buena idea no declarar la cosecha y hoy se encuentran con la mercadería acopiada a precios mucho más bajos”, dijo Echegaray.
Frente a estas declaraciones, el presidente de la Carbap aseguró que la “decisión corresponde a los productores de Brandsen”.

“Hace 20 días le pedimos a la señora Presidenta que no abriera la residencia de Olivos para firmar un pacto espurio e incumplible, y las consecuencias son éstas: no se puede pagar el peso cada litro de leche”, dijo Apaolaza.

Mientras que Roulet defendió la retención del grano: “Nosotros le decíamos al Gobierno que habría que abrir las exportaciones, en marzo porque iban a sobrar 4 millones de toneladas de trigo y 3.5 millones de toneladas de maíz, y la Secretaría de Agricultura nos dijo que en su registro no existían”.

“Ahora tenemos que vender el trigo a 200 dólares y también con menor precio el maíz, en total se perdieron 665 millones de dólares por no haber vendido a tiempo esas 7 millones y medio toneladas” de cereales, sintetizó Roulet.

Según Confederaciones Rurales (CRA) la oportunidad se perdió porque el Gobierno trabó las ventas al exterior.

Pero la Oncca sostiene que fue por el lock out agrícola. La polémica llega a la menor superficie sembrada para 2009: 30 por ciento para trigo y 25 por ciento para maíz.

Temas en esta nota

    Cargando...