Por primera vez en siete años, las tasas reales son positivas

Ocurre, sin embargo, justo cuando ya no se busca una cobertura de la inflación. Por el contrario, se mira la expectativa de devaluación. El dólar cerró a $ 3,31 y Redrado compró.

Por
14deNoviembrede2008a las07:46

Un poco de esfuerzo de los bancos, algo de intimidación por parte de las autoridades y mejores condiciones de mercado. Todos los ingredientes se combinaron en el transcurso de la semana para que las tasas comenzaran a bajar: por plazos fijos de más de $ 1 millón, el sistema financiero estaba ofreciendo pagar ayer 22% anual (contra el 27% de hace apenas días), mientras que los créditos interbancarios se pactaban al 11,75% y los préstamos a empresas de primera línea se convalidaban al 30% (habían llegado al 45%). Los economistas, sin embargo, ya anticipan que la caída en el costo del dinero tiene un techo, y no demasiado bajo. La expectativa que existe en el mercado de una depreciación del tipo de cambio, advierten, le pondrá un freno a la baja de tasas.

Así, pese a que por primera vez en casi siete años, el sistema bancario le está ofreciendo a los ahorristas tasas de interés reales positivas, hoy este no sería un factor prioritario para los individuos. ‘Lo que buscan (los ahorristas) más que compensar la inflación es compensar la devaluación‘, explicó Ramiro Castiñeira, de Econométrica. ‘El que supone que el dólar va a estar a $ 4 dentro de un año, necesita por los menos tasas en pesos del 20% para compensar la depreciación del tipo de cambio‘, indicó.

Hasta la crisis financiera internacional, que desencadenó la mayor demanda de dólares en el mercado local, las tasas de interés que ofrecían los bancos eran negativas en pesos, con lo cual no protegían al inversor de la inflación, pero eran bien positivas en términos de dólares. Dado que en un escenario con un tipo de cambio cuasi fijo, por baja que fuera la tasa de interés que pagaran los bancos, al vencimiento de un plazo fijo, el inversor iba a poder comprar con sus pesos siempre una mayor cantidad de dólares. Ahora, la situación parece haberse revertido. Las tasas empiezan a ser positivas en pesos, pero algo menos en dólares. Con una inflación estimada para el 2009 de entre el 15% y el 20%, tasas de depósitos superiores al 20% le garantizan al inversor el mantenimiento de su poder adquisitivo en moneda local.

‘Hay una expectativa de apreciación cambiaria, a partir de que se modificó el contexto internacional y que hay más incertidumbre doméstica. Esto le pone un techo a la baja de tasas‘, coincidió Hernán Hirsch, director Ejecutivo de Macroeconómica. El año que viene, indican los expertos, se espera que la Argentina tenga un menor ingreso de dólares (algunos hablan ya de una balanza comercial negativa), entre otras razones, por la caída de los precios de los commodities. De ahí que, según Hirsch, ‘se cree que el tipo de cambio va a tener que ajustar para arriba, sino el BCRA va a perder muchas reservas‘.

Otro elemento que ayuda a alimentar las expectativas de los inversores es la devaluación de Brasil. Ayer, el real se depreció a 2,37 unidades por dólar, mientras que impulsado por compras del Banco Central, el tipo de cambio local cerró ayer a $3,31, un centavo por encima del miércoles.

Por Florencia Donovan.

Temas en esta nota

    Cargando...